Independiente, sin paz

<b>Tras el empate en casa ante Colón terminó el torneo en zona de descenso. Alta tensión otra vez.</b>





#

DyN(Foto: &lt;b&gt;El Rojo se puso rápido en ventaja pero no supo sostenerla. Colón se lo dio vuelta y los de Gallego sólo pudieron empatarlo y quedarse con un punto. Muy poco.&lt;/b&gt; )

Si ganaba, cerraba su peor año fuera de la zona descenso porque San Martín perdía con River, pero Independiente apenas igualó ayer con Colón (2-2), y se fue con la gente cuestionando duramente a los jugadores y a la dirigencia.

Lo sucedido en Avellaneda fue un reflejo de lo que fue el equipo a lo largo del campeonato: consiguió una rápida ventaja, no la supo sostener y le dieron vuelta el resultado, y al final empató jugando mal.

Eso quizá también fue lo que interpretó la gente, ya que al finalizar el partido un grupo de hinchas se concentró en el hall central e insultó a los jugadores, algo que también había hecho durante el desarrollo del partido.

Con el empate conseguido ayer , Independiente completó una racha negativa de siete encuentros sin ganar. Su última victoria se produjo en la undécima fecha, cuando, en La Paternal, derrotó a Argentinos (1-0), con un gol conseguido por Julián Velázquez.

A partir de ahí sólo se consiguieron cuatro derrotas (Lanús, Belgrano, Estudiantes de La Plata y San Lorenzo) y tres empates (San Martín de San Juan, River Plate y Colón). A Independiente le falta jugar un partido, el postergado ante Tigre por la 12ª fecha.

El partido se abrió inesperadamente al minuto de juego. Tiro libre fuera del área para Independiente, Osmar Ferreyra se paró frente a la pelota, despidió un violento remate que quebró al resistencia de las manos de Diego Pozo, y se introdujo dentro del arco.

Corría un minuto de juego e Independiente empezaba a ganar. Pero el equipo dirigido por Américo Gallego estuvo lejos de aprovechar al máximo esa ventaja. Tuvo el control de la pelota, la manejó prolijamente, pero no lastimó.

Un remate de Hernán Fredes, a los 9, que se fue cerca del palo derecho, y un disparo desviado de Fabián Vargas, sobre los 38, fueron las únicas aproximaciones de Independiente.

Colón, ante esto, no hizo demasiado. Fue ordenado y especulativo. Ni Lucas Mugni ni Emmanuel Gigliotti fueron acompañados, y por eso el equipo de Roberto Sensini estuvo lejos de preocupar a la defensa de Independiente.

En el complemento, Colón pegó primero. A los 3 minutos, Adrián Bastía puso un pelotazo por detrás de los centrales, Gigliotti picó sólo y definió sobre la salida de Diego Rodríguez.

Apenas habían pasado tres minutos cuando otro pelotazo, pero esta vez a espaldas de Leonel Galeano, le permitió a Gabriel Graciani llegar al fondo de la cancha y enviar un centro, que fue conectado por Gigliotti para poner el 2-1 parcial.

Independiente, con muchas limitaciones, fue en busca del empate, y encontró una llave para conseguirlo con el ingreso de Villafáñez.

El pibe, a los 18, inició la jugada del empate. Se fue por derecha y casi cayéndose tiró un centro que encontró al Tecla Farías libre de marca, para empujar la pelota al fondo de la red. Poco y nada pasó después, porque tanto Independiente como Colón se fueron conformando con el punto que les tocó en gracia.


Comentarios


Independiente, sin paz