Infierno en Avellaneda

Independiente, sin unidades y Racing, con apenas un punto, envueltos en una crisis futbolística.

Redacción

Por Redacción





“El Rojo de Ramón Díaz” y “la Academia del Coco Basile” podrían ser carteles auspiciosos de equipos temerarios, sabedores de su potencial futbolístico, y por sobre todo ganadores, porque así lo son sus técnicos, cargados de gloriosos pergaminos. Pero la realidad golpea duro en la cara de ambos entrenadores, cuyos equipos ocupan los últimos lugares de la tabla de posiciones después de jugados tres capítulos del Clausura. Además, están entre los menos efectivos ya que los dirigidos por el ‘Pelado’, no sólo no han sumado, sino que tampoco han podido convertir; mientras que los del Coco marcaron apenas uno: el que anotó el inefable Teo Gutiérrez de penal, antes que lo expulsaran en la derrota ante Banfield, el domingo (2-1). Y este presente esquivo da lugar a situaciones que nada tienen que ver con el fútbol. Como que Basile invite a pelear a los hinchas que lo insultaron a la salida del Cilindro; o que un puñado de barras del Rojo despotrique contra los jugadores, como sucedió ayer en Villa Domínico. “Dejen de robar”, “Devuelvan la plata” y “Pongan huevos”, fueron algunas de las frases que pronunciaron los hinchas. La tensión por las tres derrotas en igual cantidad de partidos, se palpó en el primer ensayo de la semana tras la última caída: ante Estudiantes por 2-0 el pasado sábado. “Con + huevo se ganaba”, rezaba la bandera que apareció colgada ayer un alambrado del predio ‘rojo’, y que ya había sido utilizada en 2008, cuando el equipo era dirigido por Pedro Troglio, luego de empatar un partido ante Boca en la Bombonera. “Yo entiendo que la gente está mal, pero creo que necesitamos el apoyo de ellos. Nosotros también estamos mal, nos cuesta, se nos hace difícil y necesitamos un resultado para levantar. Es el momento para revertir esto. Todavía estamos a tiempo”, declaró tras el entrenamiento Gabriel Milito, uno de los jugadores (los otros fueron Hernán Fredes y Facundo Parra) que se acercó a hablar con los hinchas, alambrado de por medio. En la vereda de enfrente, la situación no cambia demasiado. Racing sumó apenas un punto en las tres primeras jornadas: empató con Tigre en la fecha inaugural y luego perdió con Godoy Cruz en Mendoza y ante Banfield, de local. Para el último partido, Basile dio un golpe de timón al excluir del equipo al capitán, Claudio Yacob, que se negó a ocupar un lugar en el banco de suplentes y ya no jugaría en el club por su malestar con el cuerpo técnico y la dirigencia. Independiente y Racing intentan ser protagonistas, pero no se saben el libreto. Los rivales con menos presupuesto y entrenadores que cobran mucho menos, y planteles casi sin estrellas, les complican la vida. Los dos “grandes” de Avellaneda están en deuda y saldarla cuanto antes será su misión inmediata.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Infierno en Avellaneda