Inflación: el verdadero enemigo del Bolsillo (y del consumo)



#

»

Los datos sobre el ritmo del consumo privado están indicando que no tiene el mismo vigor que se observó entre el 2010 y mediados del 2011. También disminuyó la tasa de crecimiento interanual de las líneas de préstamos destinadas a financiar el gasto de las familias. Aun así, queda claro que el consumo no está siendo afectado en la misma magnitud que la inversión o la actividad industrial. De todos modos, parece que el gobierno está preocupado y ha decidido darle un pequeño envión a través de la exclusión del segundo pago del aguinaldo del impuesto a las Ganancias. Según la presidenta, “las políticas contracíclicas al consumo son las que mantuvieron vivo el poderoso mercado interno”. También hay que tener en cuenta que esta componente de la demanda agregada es tal vez el único pilar del modelo económico que todavía resiste y al mismo tiempo una de las razones por las cuales Argentina no entró en recesión. Pero ¿quiénes lo motorizan? Fundamentalmente los sectores de ingresos bajos y medios, que por otra parte son los que se caracterizan por tener una mayor propensión marginal a consumir y a hacerlo en el país. Por lo tanto, no resulta sorprendente que el gobierno implemente una medida fiscal –aunque sea más que provisoria– que estimule el gasto de estos segmentos. En este sentido, las mejoras en los ingresos de las familias a través de los aumentos en jubilaciones y asignaciones familiares, y en menor medida las demoradas paritarias, contribuyeron a sostener el consumo privado. Sin embargo, es preferible que para mantener el poder adquisitivo de esta porción de la población se empiece a trabajar en una estrategia para disminuir el nivel de inflación. Porque es éste el principal enemigo de aquellos que “mantienen vivo el poderoso mercado interno”.


Comentarios


Inflación: el verdadero enemigo del Bolsillo (y del consumo)