Inhumaron los restos de Herminio Iglesias

Aunque fue muy criticado en vida, el dirigente peronista recibió hoy, durante la despedida final, la reivindicación de varios dirigentes políticos.



BUENOS AIRES (DyN) – Los restos del histórico y polémico dirigente peronista bonaerense Herminio Iglesias, exponente clásico de la “ortodoxia” del partido fundado por Juan Domingo Perón, fueron inhumados hoy en el cementerio de Avellaneda, la ciudad en la que vivió toda su vida.

Al velatorio asistieron el ex diputado radical Juan Manuel Casella, el ex ministro menemista Carlos Corach y los intendentes del PJ de Lanús, Manuel Quindimil, y de Avellaneda, Baldomero “Chaco” Alvarez, entre otros.

Iglesias fue velado desde ayer, poco después de su deceso, producido por una complicación cardiaca que arrastraba hace tiempo, en la sede del Concejo Deliberante local, con la asistencia de mayoría de dirigentes peronistas, aunque no faltaron algunos radicales.

Quien fuera diputado nacional y ex intendente de su distrito fue sepultado esta tarde en la bóveda familiar.

También se dio a conocer que el ex presidente radical, Raúl Alfonsín, envió saludos a los familiares. “Fue un dirigente polémico, cometió errores, transmitió una imagen de prepotencia, pero tuvo una identidad política permanente que siempre respetó”, destacó Casella en declaraciones a la prensa en la sala velatoria instalada en el Consejo de Avellaneda.

Hasta allí también llegó esta mañana el ex ministro del Interior menemista Corach, quien desvinculó a Iglesias de la derrota electoral del peronismo en el retorno de la democracia, en 1983, cuando su figura se hizo famosa por quemar un ataúd con la bandera radical. “Durante la dictadura militar tuvo una actitud de dignidad y coraje que muchos que hoy aparecen como defensores de los derechos humanos no tenían. Fue un dirigente peronista que como todos, pudo tener errores, pero demostró en momentos difíciles, una dignidad necesaria”, señaló Corach, en su primer reaparición pública después de muchos meses de silencio.

El ex funcionario de Carlos Menem, a quien Iglesias rindió fuerte lealtad, dijo que la quema del ataúd radical “no tuvo la incidencia en el resultado electoral que algunos dicen. La elección en la que Luder encabezó la lista peronista, ya estaba perdida”.

Por su parte, el histórico intendente Quindimil calificó a Iglesias como “un amigo, un compañero implacable defendiendo al general Perón y a Eva Perón”.

Iglesias murió ayer a las 6 de la mañana en el Instituto Cardiovascular René Favaloro, como resultado de una prolongada afección cardíaca, luego de haber recibido un by pass. Es la tercera figura histórica del peronismo que muere en los últimos tiempos, luego de Saúl Ubaldini y, más recientemente, el empresario Jorge Antonio.

Iglesias fue intendente de Avellaneda, dirigente del peronismo bonaerense y del gremio metalúrgico, donde siempre respondió a Lorenzo Miguel y frustrado candidato a gobernador bonaerense. Pero, más que su trayectoria política o gremial, sin dudas Iglesias era recordado por el episodio de la quema del cajón radical durante el acto de cierre de la campaña electoral de 1983, donde, por primera vez en una elección limpia y sin proscripciones, el peronismo perdió a manos de la UCR. Herminio también se hizo célebre por una frase que pronunció en un discurso de la campaña a gobernador, la de “conmigo o sinmigo”, con la que pretendieron descalificarlo sus no pocos enemigos.


Comentarios


Inhumaron los restos de Herminio Iglesias