Inmuebles, con un 2019 para el olvido

La compra venta tuvo su peor año en dos décadas. Así lo comunicó el Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires.



Récord negativo. Histórica caída en la compra venta de inmuebles durante 2019.

‘El peor de los últimos veinte’. Tal es la etiqueta que surge del estudio revelado esta semana por el Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires, para 2019.
El informe indica que entre enero y diciembre del año pasado, se registraron un total de 33.411 operaciones de compra venta de inmuebles, lo que implica el peor registro desde que la entidad comenzó el relevamiento en el año 1998. El dato implica una caída interanual del 40,22% para el acumulado de los doce meses de 2019.
El registro del mes de diciembre, con 3.265 operaciones, es el peor de la última década.

La cantidad de operaciones de compra venta cayó un 40,2% en 2019, configurando el peor año de las últimas dos décadas en el mercado inmobiliario.


En relación a los montos, el valor promedio de cada operación fue de $6.260.949, un 55% más alto que durante 218. Si se mide en dólares, el monto de la operación promedio fue de u$s 98.956, un 4,5% menos que el año anterior.
Con respecto a las operaciones realizadas mediante crédito hipotecario, el 2019 también fue el peor de los últimos diez, son solo 258 operaciones.
Pueden listarse una serie de elementos que llevaron a semejante panorama.
Es sabido que ante la caída en la actividad, una de las primeros sectores que se resiente es la construcción, lo que en una recesión larga como la que atraviesa la economía nacional, genera tarde o temprano una merma en la oferta. Concluyen proyectos que ya estaban en marcha, y los nuevos tardan en iniciar.
La devaluación, es otro de los factores que influyen de forma negativa en el mercado, en tanto las propiedades se cotizan en dólares, pero los créditos se otorgan en pesos. Así, durante el tiempo que tarda una carpeta en ser aprobada por el banco, el precio de la propiedad en pesos se puede elevar considerablemente.
Las restricciones cambiarias, son un tercer elemento. Los propietarios quieren recibir dólares, y los compradores tienen pesos. Alcanzar un acuerdo respecto al precio de referencia para transar el inmueble en pesos, es una tarea titánica.
El resultado está a la vista. Los datos de Capital Federal, son un botón de muestra de la situación de parálisis que presenta el mercado inmobiliario en todo el país.


Comentarios


Inmuebles, con un 2019 para el olvido