Inquietudes que suman a la cultura de un pueblo

Sueños, proyectos e intereses de los que apuestan todos los días por la cultura



1
#

2
#

3
#

4
#

5
#

MARÍA PÍA MENDIBERRI

pmendi@rionegro.com.ar

PIEDRA DEL ÁGUILA.- Son un grupo de teatro independiente de Piedra del Águila, hacen todo a pulmón y quieren aportar su granito de arena a la cultura del pueblo. Son los miembros de Inkyetu Teatro. Todos dedican sus vidas a otra cosa y despuntan su vicio por el teatro dentro del grupo, mientras siembran las semillas de un mejor futuro cultural para Piedra del Águila.

“Río Negro” llegó a la localidad, en el marco de la recorrida que este medio viene realizando por lo teatros independientes de la zona, para conocer Al grupo, a sus integrantes y, sobre todo, el trabajo que realizan y cómo lo vive el pueblo cada fin de semana en el que hay función.

Algunos kilómetros antes del cartel de bienvenida a Piedra del Águila, “Río Negro” era esperado por las dos cabezas más “Inkyetas” del grupo: Guido Vuarambon (“un suizo medio loco”, tal como lo definen sus compañeros de elenco) y Carolina Gándara, para dialogar largo y tendido sobre el trabajo cultural que llevan a cabo junto al resto de la troupe: Luciana Gándara, Adriana de la Colina, Alberto Zocchi, Jorge Medero, Sandra Rojas, Marta Rapiman, Álvaro Soto, Noelia Yáñez, Nathalia Funes, Rocío Núñez y algunos adeptos eventuales.

“Trabajar con teatro en Piedra es difícil pero es muy placentero, por eso lo hacemos, ¿no?”, reflexiona y resume Carolina, al tiempo que explicó “es remarla todos los días, pero es hacer lo que nos gusta y apostar a algo que creemos que va a mejorar la sociedad, por eso lo hacemos: para toda la sociedad de Piedra del Águila, para que la sociedad crezca, más allá del interés personal por el teatro”.

Hoy el proyecto de Inkyetu Teatro incluye un función de teatro mensual para niños y una para adultos con obras de toda la región y, además, un estreno anual de una obra propia que el grupo desarrolla y trabaja durante todo el año.

“Hace cinco años que empezamos con el grupo. En Piedra había una expresión de teatro muy grande que se gestó, al principio, alrededor del pesebre, con la gente que estaba en la construcción de los diques de Piedra del Águila, y ahí nos acoplamos a eso. Después cayó por varias razones, entre otras porque al ser un espectáculo religioso no era tan fácil. Y, volvió a renacer el grupo Inkyetu porque hicimos una presentación de un pesebre, pero introduciendo baile. Así que hicimos a la vez un audiovisual y un baile sobre un pesebre. Eso nos dio la idea de juntarnos. Como decía Carolina, con inquietudes de ese pesebre inicial volvimos a arrancar con el grupo de teatro”, rememoró Guido sobre la historia del grupo.

“Cuando nosotros empezamos lo primero que hacíamos como grupo era juntarnos ysi yo me enteraba que había una obra en algún lado , viajábamos. Entonces yo le decía: ‘Guido mañana hay tal obra en Neuquén’ y nos íbamos los cinco a ver la obra, nos movilizábamos”, contó Carolina .

“Entonces dijimos ‘pucha, nosotros tenemos los medios para subirnos a un auto e ir a ver una obra a otro lado, pero y la gente del pueblo ¿qué?’ . Ellos no tienen esa posibilidad. Entonces pensamos que trayendo las obras para acá le dábamos esa posibilidad a ellos también. Ahí surgió la idea de traer obras al pueblo”, continuó narrando una de las gestoras del proyecto teatral de Piedra del Águila.

Guido es un suizo muy particular y es quién hace las veces de director del grupo, aunque el prefiere autodenominarse como el “puestista” o el “puestero”. Sea cual sea el rótulo, es él quien se encarga de elegir la obra anual que Inkyetu va a preparar. “Generalmente a fin de año, Guido va eligiendo una obra y nos propone, a principio de año, lo que quiere hacer. Dice ‘tengo esta obra’, ve qué cantidad de actores tiene, cuántos somos los que vamos a participar. Él propone una obra y, generalmente, nosotros adherimos”, contó Carolina sobre la mecánica del grupo teatral.

En cuanto a las funciones mensuales con grupos teatrales invitados, Carolina explicó que “la programación la diseño yo con ayuda de Guido. Como la gente ya nos conoce y quiere venir, no me cuesta mucho, realmente. Entonces, a principio de año ya se arma toda la programación del año y después, sólo vamos ajustando fechas”.

“El Puestista”

Guido Vuarambon es quien lleva las riendas de Inkyetu Teatro. Con su español de acento suizo, el director, o “puestista” explicó: “La palabra director se presta a confusión, porque el director es el que más sabe, el que lo tiene todo arreglado y no es así. El director, el’puestista’ o el ‘puestero’ empieza a trabajar, realmente, a partir del momento que los actores actúan”.

Guido llegó a Argentina en 1963, a los 25 años, cuando soñaba con criar animales en medio de la naturaleza.

–¿Qué lo cautivó de la Patagonia?

–Cada uno tiene que elegir, en la vida, algo que le guste. Cuando era chico no entendía porque había que trabajar de lunes a viernes para ganar dinero y gastarlo con placer el sábado y domingo. Para mí había que buscar una vida en la que todos los días sea domingo. Por eso busque algo que podía hacerse sin que sea un sacrificio y sin tener que estar esperando el fin de semana.

–¿El teatro donde entra en esa vida?

–Vengo de un país donde la cultura es obligatoria: estudie 4 años en una academia dramática de teatro. Cuando llegué a la Argentina abandoné todo. Fue una casualidad que en Piedra una directora de escuela buscara alguien que dirigiera teatro leído . Entonces le dije ‘te lo dirijo yo’, y ahí empezó todo. Fue en el 76. Ya estamos en el 2012 y seguimos con el teatro.

Esfuerzo y solidaridad

Inkyetu Teatro se sostiene gracias al aporte de los comerciantes, del grupo y de la colaboración anónima. El municipio, desde su recientemente creada dirección de cultura, también pone su granito permitiendo el uso del salón comunitario para ensayos y funciones.

Además, el proyecto cuenta con el aval del Instituto Nacional del Teatro (INT). Por eso, la localidad se incluye dentro del circuito nacional de teatro y por eso también Piedra del Águila y el grupo Inkyetu son parte del “Programa de Formación de Espectadores”.

Una gran parte del proyecto es que una vez por mes, obras de distintos puntos de la zona y del país lleguen a la ciudad. La función de teatro de septiembre trajo al grupo Marabunta con “La interminable batalla contra el Dr. Me Aburro” para los más chicos y “De envases cuerpos presencias líquidas”, con Mauricio Jorquera y dirigida por Pablo Otazú para los más grandes.


Comentarios


Inquietudes que suman a la cultura de un pueblo