Insisten con un pedido de traslado al Fleni



#

El padre es afiliado a Ipross y exige que se cumpla la derivación.

Solana no tiene mejorías. Es más, sus padres observan un retroceso. Está hace tres meses internada en una fundación de Mendoza por un tratamiento de rehabilitación tras permanecer cuatro meses en Bariloche en estado vegetativo, por eso sus padres piden que el Ipross conceda un cambio de rumbo y la derive a un instituto de mayor complejidad donde confían que la situación puede cambiar.

Solana Sobarzo sufrió el año pasado un paro cardíaco que la dejó “en estado vegetativo con pequeñas reacciones aunque ahora los médicos nos dicen que se llama ‘estado de vigilia’”, afirmó desde Mendoza Glenda Jerez, madre de la adolescente de 16 años que tiene su cuerpo paralizado y se encuentra internada en la Fundación San Andrés.

La adolescente llegó a Mendoza tras un reclamo de su padre, Víctor Sobarzo, que en enero se encadenó en la sede local de Ipross para reclamar que la obra social (de la que es afiliado con su grupo familiar por ser empleado de la Policía de Río Negro) atienda un recurso de amparo que le ordenó la derivación de su hija al Instituto Fleni o uno de iguales características donde la joven debía recibir tratamiento y rehabilitación.

“Tenemos impotencia y dolor de verla así, no lo podemos soportar, se supone que está en un centro de rehabilitación sin embargo vemos que no evoluciona e incluso tiene retrocesos”, contó la madre de Solana, que se trasladó a Mendoza con sus dos hijos menores, de 9 y 11 años, a los que envía a una escuela, con la ayuda de su familia. Allá no tiene ninguna cobertura, solo el padre de Solana recibió del Ipross el pago de una habitación.


Comentarios


Insisten con un pedido de traslado al Fleni