Insisten en que la oferta a los acreedores no se mejorará

El gobierno prioriza la atención



El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, afirmó ayer que la administración de Kirchner no evalúa la posibilidad de modificar la oferta realizada a los tenedores de deuda pública en default.

Consideró además que ya el gobierno nacional hizo "un gran esfuerzo" al presentar oportunamente la propuesta y estimó que no existen planes, en el ámbito oficial, que hagan pensar en mejorar la oferta a acreedores a cuenta del incremento que se registraría en el superávit fiscal del presente año.

Priorizó la atención de las cuestiones sociales, especialmente en el caso de la autorización que podría concederse para ajustar los haberes de la clase pasiva. (Ver nota central)

Alberto Fernández dijo que para el gobierno nacional "es tan importante redistribuir el ingreso público correctamente como evitar el gasto público superfluo".

Por tanto, en el caso de los jubilados, aclaró: "aquí lo que hacemos es redireccionar el presupuesto para atender un tema que debe ser atendido".

El jefe de Gabinete manifestó que la posibilidad de destinar más recursos al pago de los compromisos con acreedores "no es algo que estemos pensando" a instancias de cumplir con las expectativas de contar con un incremento en los ingresos fiscales para el 2004.

Esto está vinculado a la posibilidad de obtener, tal como lo advierten informes privados, un significativo aumento en la recaudación impositiva, hecho que permitiría cerrar el presente año con un superávit fiscal de casi 15 mil millones de pesos.

Al respecto, Fernández -quien fue consultado sobre la posibilidad de disponer un incremento en las partidas destinadas a cumplir con los pagos a los tenedores de bonos en default- explicó: "no es algo que estemos pensando. Hemos hecho una oferta y en esa oferta nos hemos quedado, ya que hicimos un gran esfuerzo para hacerla", concluyó. (Télam)

Se defienen hoy ante el BM

Argentina defenderá hoy en París ante el Banco Mundial, en un caso testigo, su decisión de modificar los contratos de servicios públicos a raíz de la crisis de fines de 2001, medida por la que recibió demandas por 16.000 millones de dólares.

El encargado de hacerlo será el nuevo ministro de Justicia, Horacio Rosatti, quien se presentará en Paris ante el Centro Internacional de Arreglos de Diferencias Relativos a Inversiones (Ciadi) del Banco Mundial. El Ciadi abrirá hoy por diez días una audiencia de prueba en una demanda de CMS Gas Transmission por 261 millones de dólares. CMS posee casi 30% de las acciones de Transportadora Gas del Norte que, como todas las empresas de servicios públicos en Argentina, se vio obligada a mantener sus tarifas en pesos tras la brusca devaluación de la moneda local en enero de 2002, pese a que su contrato le aseguraba dólares. (AFP)


Comentarios


Insisten en que la oferta a los acreedores no se mejorará