Instalarán planta procesadora de residuos en Junín

El intendente recurrirá al Iadep por un crédito de 350.000 pesos

JUNIN DE LOS ANDES (ASM).- El intendente Campos está decidido a poner en marcha una planta de clasificación y tratamiento de residuos sólidos, para lo cual recurrirá a un crédito del Iadep por 350.000 pesos.

El emprendimiento recupera un proyecto propiciado en el año 2000, tras una visita a la municipalidad de Pigüé, donde funciona un complejo de similares características y bajo costo operativo.

Campos trabaja en la confección de la carpeta para el préstamo, cuya solicitud será girada a su vez al Concejo Deliberante para obtener la aprobación como condición previa. Así lo anticipó el propio jefe municipal, aunque se excusó de brindar mayores precisiones hasta obtener la luz verde de los ediles.

Con unos 5.000 contribuyentes generadores de residuos sólidos sobre una población de 10.500 habitantes, Junín de los Andes arroja los desperdicios a un vertedero a cielo abierto ubicado a la vera de la ruta 234, a unos 4 kilómetros del casco céntrico y a apenas unos cientos de metros del río Curruhué.

Desde hace tiempo, Campos se muestra activo por resolver el problema y ya en el año 2000 había avanzado en un convenio de transferencia de información y tecnología con la municipalidad de Pigüé.

El caso es que, además de algunas diferencias políticas sobre los alcances del proyecto y la definición sobre eventuales prestaciones a municipios vecinos, Campos tampoco había logrado hacerse del dinero para poner manos a la obra.

Pero ahora, los recursos disponibles para la zona sur del Instituto Autárquico de Desarrollo Provincial parecen poner más cerca la posibilidad de concretar el proyecto, aún cuando todavía haya que pasar por el tamiz del directorio.

Por lo pronto, Campos ha decidido avanzar en esa línea, mientras que la vecina San Martín trató el viernes, en el Concejo Deliberante, la renovación del contrato con el propietario de una cantera, adonde se arrojan los desperdicios en la modalidad de relleno sanitario. Esa instancia alejaría la posibilidad de un tratamiento conjunto de los residuos entre ambas ciudades.

Como se apuntó, el proyecto que se baraja en el municipio de Junín se asimila a la planta de clasificación y tratamiento de residuos sólidos que ya funciona en Pigüé, con más la inclusión de un horno pirolítico para patogénicos, que será de uso hospitalario.

La idea en ciernes es instalar el complejo en cercanías del actual basurero, aunque todavía no está definido si ese será el emplazamiento.

La planta pigüense es de «tecnología simple y relativamente barata», como la definiera el propio intendente Campos a su regreso de aquella localidad, en junio del 2000.

Una vez que los camiones volquetes descargan los residuos, el personal coloca la basura en una cinta transportadora, a cuyos lados trabajan 12 hombres en hileras de seis, que clasifican y ordenan los residuos en otros contenedores conforme van pasando frente a ellos.

Los patógenos se queman en el pirolítico, mientras que se separan los desechos aprovechables o reutilizables, y el resto se quema.

La planta permite la producción de compost para la fertilización de suelos. Este, poco más o menos, es el proyecto que se pondría en marcha en Junín de los Andes, si el Iadep aprueba la respectiva solicitud de crédito.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora