Intensa búsqueda con final feliz en Villa Manzano

Se esperaba lo peor, ya que Nicolás Mastrocola, un hombre de 77 años, llevaba diez días desaparecido. Sin embargo ayer lograron ubicarlo en una intrincada zona de mucha vegetación.



#

Gentileza

La víctima, a poco de su hallazgo. Más de 50 personas y perros entrenados participaron del operativo que condujo al éxito.

VILLA MANZANO (AC).- La búsqueda, casi sin descanso, de Nicolás Mastrocola se transformó en la historia de un rescate que incluso ayer era un tema recurrente en las charlas de varios suboficiales. El hombre, de 77 años, estuvo diez días desaparecido en Villa Manzano y el jueves la Policía lo halló deshidratado y desnutrido en una zona inaccesible, de muchísima vegetación. Para sacarlo de ese sitio, improvisaron una especie de camilla con troncos y varillas de olivillos. Mastrocola residía en un inquilinato de Villa Manzano, es de nacionalidad italiana y no tenía familia conocida en la localidad. El lunes 19, la gente del pueblo avisó a la Comisaría 44 que “no lo veían caminando por las calles, como lo hacía frecuentemente, desde hacía varios días”. Como primera medida, el comisario Eric Henríquez citó al propietario del inquilinato y el hombre confirmó que su habitación estaba sin llave y que, al igual que las otras personas, “hace días no lo veía”. “Se esperaba lo peor”, reconoció el jefe de la unidad. Incluso en la comunidad hubo rumores sobre Mastrocola: “Decían que se iba a quitar la vida por el estado de abandono en el que se encontraba”, contó una mujer del pueblo. Fue en esas circunstancias que la Policía inició una causa judicial por “presunta desaparición de persona” y comenzaron los rastrillajes y averiguaciones. El jueves, tras seis días sin noticias, el fiscal Marcelo Gómez ordenó redoblar los esfuerzos. A los 30 policías que ya estaban trabajando en la búsqueda se sumaron otros 20, e incluso convocaron a los estudiantes de la escuela de cadetes. Participaron los Bomberos y la sección Canes, con perros entrenados para buscar cadáveres. Es que existían muy pocas expectativas de encontrarlo con vida. Por última vez, las pesquisas se orientaron a la zona sur de Villa Manzano, entre la Ruta Provincial 69 y la costa del río Neuquén. Ese es un lugar donde abunda la vegetación silvestre, un sitio “impenetrable por lo tupidos que son los olivillos”, describió la Policía. Eran las 3 de la tarde del jueves y hacía muchísimo calor. Los suboficiales estaban exhaustos pero uno de ellos silbó y empezó a gritar con esperanzas. “Acá está don Mastrocola, lo encontré, parece inconsciente pero respira”, dijo con aliento. Los policías empezaron a abrir camino porque desde el lugar donde el anciano estaba tirado había un trayecto de al menos 1.000 metros donde no se podía acceder con ningún vehículo. El grupo de policías que accedió al sitio tuvo que improvisar una especie de camilla, que armaron con troncos y varillas de olivillos. Asó lograron “abrir camino” y finalmente pudieron rescatarlo. Después de hacer todo ese recorrido, lo cargaron en una ambulancia. Henríquez informó ayer que Mastrocola permanecía internado, que estaba siendo compensado y que, además, pudieron contactarse con un familiar que reside en Cipolletti.


Comentarios


Intensa búsqueda con final feliz en Villa Manzano