Intensas gestiones diplomáticas en Medio Oriente

El titular de la ONU se mostró optimista en la mediación.

Jerusalén (Télam-SNI).- La comunidad internacional aceleró ayer sus esfuerzos para lograr una cumbre palestino-israelí para lograr la paz en Medio Oriente, en una nueva jornada de violencia que dejó a un niño palestino muerto y 39 heridos.

El titular de las Naciones Unidas (ONU), Kofi Annan; el responsable de Exteriores de la Unión Europea (UE), Javier Solana; y canciller ruso, Igor Ivanov, se encuentran en la región junto a los mediadores de Estados Unidos, Egipto y otros países en la búsqueda de una solución para ambos pueblos.

"Hoy hubo una disminución significativa del volumen de incidentes violentos en Cisjordania", afirmó un portavoz del ejército israelí.

El incidente más grave ocurrió en Rafá, en el sur de la Franja de Gaza, donde un niño de nueve años, Sami Abu Jazar, murió de una bala disparada por el ejército israelí.

Esta muerte eleva a 99 el número de víctimas de las manifestaciones anti-israelíes que comenzaron el 28 de setiembre en el este de Jerusalén, para pasar luego a Cisjordania y a la Franja de Gaza.

Asimismo, los militares israelíes hirieron 39 palestinos en Cisjordania, los cuales se suman al más de un centenar de muertos y miles de damnificados desde que se desató la violencia en la región.

El tiempo apremia para los intermediarios dado que los enfrentamientos se agravaron al punto tal que si no vuelve la calma los israelíes podrían cumplir con el ultimátum impuesto y se desataría un conflicto bélico.

Solana insistió una y otra vez en que lo más importante en estos momentos no es buscar responsabilidades por la sangrienta ola de violencia en los territorios palestinos, sino "lograr que baje la tensión y que las partes se sienten de nuevo a negociar".

"Este es el esfuerzo que estamos haciendo conjuntamente con otros dirigentes de la comunidad internacional", agregó el titular de exteriores de la UE.

"Yo no he venido aquí a juzgar, el tiempo que nos queda es para ir adelante, no para mirar atrás", subrayó, en referencia a las acusaciones mutuas de Israel y la ANP.

En tanto, el gobierno del primer ministro, Ehud Barak, renovó anoche el ultimátum dado al líder palestino, Yasser Arafat, para que ponga fin a la Intifada en los territorios autónomos, y ordenó a su Ejército que utilice todos los medios para reprimir la revuelta.

Pero Arafat restó importancia a la ampliación del ultimátum impuesto por Israel, y tras su reunión con Annan -la segunda en dos días- precisó que el plazo "es sólo una más de la larga lista de advertencias de los últimos días". Los palestinos reiteraron que es Israel "quien hace la guerra" contra ellos y explicaron que así lo demuestra el hecho de que en los 12 de días de crisis murieron casi un centenar de palestinos, y sólo cuatro israelíes.

El gran obstáculo

El principal obstáculo para lograr que Barak y Arafat acepten sentarse en una mesa con la mediación de para firmar el fin de las hostilidades y reanudar las negociaciones, es la exigencia palestina de que una comisión internacional investigue la actuación del Ejército israelí en los territorios.

Fuentes de la UE, sin embargo, señalaron que las diferencias entre Israel y la ANP en este asunto radican en "el grado de internacionalización" de dicho Comité.

Hasta ahora Barak se negaba a aceptar una investigación internacional, pero tras las presiones recibidas al parecer ya estaría dispuesto a aceptar un organismo formado por EEUU, Israel, la ANP, expertos del secretario general de la ONU y Noruega, dijeron informes de prensa. Arafat sigue exigiendo, por su parte, que países árabes formen parte del Comité.

Por su parte, Annan, dijo tener informaciones de que los tres soldados israelíes, capturados el sábado por la guerrilla pro iraní de Hizbollah, "están vivos y son bien tratados".

El drama de ser árabe en Tel Aviv

Paralelamente a la Intifada palestina en los territorios ocupados, el gobierno israelí debe enfrentarse ahora a un nuevo y grave fenómeno, los ataques de extremistas judíos contra árabes israelíes.

Un total de 580 personas, la mitad de ellas judías, quedaron detenidas desde el pasado fin de semana a consecuencia de estos incidentes, que amenazan con extenderse por todo el país.

Las escenas de radicales judíos que gritan lemas antiárabes, queman neumáticos y atacan con piedras y botellas viviendas y comercios de la comunidad árabe israelí han llegado incluso a Tel Aviv, la ciudad más laica de Israel .

La clase política se apresuró a lanzar llamamientos a la calma para evitar algo que podría tener graves consecuencias para la sociedad israelí, donde un 20 % de la población es árabe.

El propio primer ministro, Ehud Barak, pidió "a todos los ciudadanos que se abstengan de emplear la violencia. A los judíos, que se abstengan por todos los medios de atacar a los árabes y sus propiedades. A los árabes, que se abstengan de verse dirigidos por una minoría de extremistas que quiere hacer daño a nuestra sociedad", explicó.

Los ataques contra los árabes israelíes se han multiplicado desde que Hizbollah secuestró a tres soldados israelíes y manifestantes palestinos destruyeron el santuario de la Tumba de José.

También muchos árabes israelíes participaran en el levantamiento en los territorios ocupados desde hace trece días.

La tensión en la zona vuelve a disparar el precio del petróleo

Nueva York (Télam-SNI).- El precio del crudo continuó ayer la tendencia alcista y subió casi un cuatro por ciento arrastrado por varios factores, incluidas las consecuencias de la tensión en Oriente Medio y el invierno en Estados Unidos.

El precio de los contratos futuros para noviembre del Petróleo Intermedio de Texas (WTI), que es el de referencia en Estados Unidos, registró un aumento de 1,29 dólar hasta los 33,15, después de que la víspera ascendiera otro dólar más.

En Londres, el precio de los contratos futuros para noviembre para el petróleo Brent subieron 0,82 dólar, equivalente a un 2,7%, hasta los 31,82 dólares.

Los analistas resaltaron que una combinación de factores empujó al alza el precio del petróleo y se mostraron poco optimistas respecto a que se modere a medio o corto plazo, especialmente con la llegada del invierno a Estados Unidos.

Cheester Irvin, experto de la firma ABN Amro, explicó que las fuertes bajas temperaturas que se registran en la costa este norteamericana generaron nerviosismo, especialmente ante el nivel tan bajo que tienen los almacenes en la actualidad.

"Existe muy poco margen de equivocación de cara a la parte dura del invierno y eso pone nervioso a cualquiera", agregó.

El Servicio Meteorológico de Estados Unidos señaló que en la zona de Nueva York, por ejemplo, las temperaturas se encuentran entre 9 y 12 grados por debajo de lo que es normal en estas fechas, en las que tradicionalmente hay un otoño moderado.

Estas bajas temperaturas coinciden, además, con que el nivel de existencias almacenadas de carburante para calefacciones se encuentra un 35 por ciento más bajo que hace un año.

Otro factor importante que afectó al precio del petróleo es la inestabilidad que se vive en Oriente Medio y que algunos consideran pone en peligro el normal suministro de esta materia prima al mundo más desarrollado, Europa y Estados Unidos, en concreto.

Arabia Saudita, el principal productor de crudo del mundo, mostró públicamente su decisión de respaldar a los palestinos y al gobierno del Líbano en el caso de que Israel decida pasar a la ofensiva y toma medidas de fuerzas en los próximos días para acabar con las protestas árabes.

El príncipe saudita Abdullah defendió la postura de que en la próxima reunión de jefes de Estado de países árabes, prevista para el 21 de octubre, se adopte una posición firme de rechazo frente al gobierno de Tel Aviv y de respaldo al líder Yasser Arafat.

Los expertos recuerdan que en 1973, Arabia Saudita, Libia y otros estados árabes impusieron un embargo petrolífero a Estados Unidos como consecuencia de su respaldo a Israel en su guerra contra los vecinos árabes, lo que hizo duplicar el precio del crudo.


Comentarios


Intensas gestiones diplomáticas en Medio Oriente