Intentó modificar una garita de colectivo y terminó preso

Quiso mejorar un trabajo mal hecho. Pasó la noche en una comisaría

#

Luis García

El refugio se encuentra ubicado en el barrio La Sirena. El vecino cortó un chapón para modificar la accesibilidad de los usuarios.

NEUQUÉN (AN).- Un vecino del barrio La Sirena que intentó modificar una garita de colectivo porque está mal ubicada, pasó una noche detenido en una comisaría al ser sorprendido en plena intervención no autorizada. El curioso episodio ocurrió el martes por la tarde y Mauro es el protagonista principal. El hombre es propietario de la vivienda ubicada en Luis Beltrán y Combate de Chimehuin, a la que se mudó hace muy poco. Justo enfrente de su casa existe una garita que fue emplazada tan cerca del cordón de la vereda que para ingresar a ella es necesario bajar a la calle y luego subir nuevamente a la vereda. “Yo no me quise robar la garita, solo quería quitarle una chapa para que la gente pueda entrar sin bajar a la calle. Era por seguridad de mis vecinos”, comenzó explicando este hombre del barrio La Sirena. Mauro está remodelando la vereda frente a su casa y piensa destinar un sector para sembrar césped. En estas tareas estaba cuando se le ocurrió la idea de completar su trabajo mejorando la accesibilidad a la garita. “Un día una señora bajó del cordón para ir a la garita y se cayó. Yo había terminado mi tarea en la vereda a la tardecita y fui a buscar una amoladora para cortar la chapa de un costado de la garita, así la gente entraba por ahí sin necesidad de bajar a la calle”, continuó. Cuando comenzó a cortar una parte de la chapa pasaban por el lugar dos efectivos de la policía, que el ver la actitud del hombre se bajaron del móvil para informar al vecino que estaba cometiendo un delito contra la propiedad pública. “Yo intenté explicarles que no quería romperla sino que estaba haciendo algo para mejorarla. Estuve mucho tiempo explicándoles pero no me entendieron y me esposaron y me llevaron demorado”, relató Mauro. Mientras intentaba convencer a los policías, se acercó también gente de Defensa Civil del municipio. “Ellos me dijeron que era cierto que la garita estaba mal ubicada pero la policía no los quiso escuchar”, continuó el hombre. Finalmente el vecino de La Sirena pasó toda la noche en la comisaría 17. “A las 11 de hoy (por ayer) recién pude llegar a mi casa de nuevo por algo que significa nada más que una ayuda a los vecinos. Nunca entendieron que no me la quería robar, para qué iba yo a querer una garita de colectivo de chapa”, concluyó Mauro.


Comentarios


Intentó modificar una garita de colectivo y terminó preso