Interpretaciones opuestas tras el acto de Moyano



#

El gobierno acusó a Moyano de “buscar una confrontación”.

El gobierno evaluó ayer que el paro y movilización a la Plaza de Mayo convocado por el titular de la CGT, Hugo Moyano, “fracasó” y advirtió que “quedó demostrado” que “buscaban una confrontación” con la política de Cristina Fernández, mientras que el moyanismo insistió con sus críticas al oficialismo. El sector de Moyano se reunió ayer para realizar un análisis sobre el alcance del paro y la marcha y después de ello el titular del Sindicato de Peajes, el diputado Facundo Moyano, aseguró que “el gobierno se tiene que dar cuenta de que tiene que dar una respuesta, inevitablemente”. Facundo Moyano justificó el tono que tuvo ayer el discurso de su padre, al señalar que “si hubo una palabra por parte del secretario general de la CGT, fue por la irresponsabilidad de la primera mandataria”. Desde el gobierno, el vicepresidente Amado Boudou relativizó el alcance de la masiva movilización, al calificarla como “un reclamo de un sector minoritario”, en referencia a los camioneros y opinó que “quedó demostrado que buscaban una confrontación” con la política del gobierno. El funcionario insistió en destacar que “este modelo defiende a los trabajadores” y administra los recursos del Estado “para todos los argentinos”. Sobre el acto en concreto, el vicepresidente lamentó que el discurso de Moyano en la Plaza de Mayo haya contenido “algunas expresiones fuera de lugar hacia la democracia y hacia la presidenta” Cristina Fernández. En igual sentido se pronunció el jefe del bloque de diputados oficialistas, Agustín Rossi, que juzgó como un “fracaso” el paro y recordó que cuando un jefe sindical como Saúl Ubaldini “decretaba” una huelga, “no quedaba ni un boliche abierto para tomar un café”. Rossi denunció, además, que durante la movilización de ayer Moyano “desgranó una cantidad de chicanas y descalificaciones que denotan la ausencia de argumentos para sostener el cambio en su posición política”. Según el diputado, quien “cambió” en este último año fue el dirigente camionero y no el gobierno que, dijo, “sigue estando en el mismo lugar y seguirá estando en el mismo lugar”. Además de la polémica que generaron las críticas de Moyano a la presidenta, hubo voces enfrentadas acerca de la magnitud que tuvo el evento, que ocupó la mitad de la Plaza de Mayo. Facundo Moyano destacó que hubo “una plaza colmada con más de 100.000 trabajadores” e ironizó contra “algunos que con su expresión de deseo dicen que hubo 15.000 trabajadores” que asistieron a la protesta. (DyN)

Archivo


Comentarios


Interpretaciones opuestas tras el acto de Moyano