Intiman a Solorza por las bibliotecas populares rionegrinas





VIEDMA (AV)- Unos 70.000 pesos nunca habrían llegado a manos de las bibliotecas populares rionegrinas para solventar sus gastos, por lo que el legislador Carlos Valeri (Encuentro) amenazó con llevar a la Justicia al director de Cultura, Marcelo Solorza.

El representante opositor había solicitado en julio pasado al Poder Ejecutivo Provincial que gire las subvenciones previstas en la Ley provincial Nº 2.278 con destino a esas entidades y cuyos montos se adeudan. En ese momento, advirtió que la morosidad del funcionario podría derivar en una intimación mediante el recurso constitucional de «mandamiento de ejecución».

 

Apoyo imprescindible

 

El legislador declaró que «para su funcionamiento resulta imprescindible contar con el apoyo de la provincia y la labor desarrollada por estas instituciones repercute en la asistencia a sectores de la población, para los que la biblioteca es un centro de promoción del libro y de múltiples actividades culturales y educativas».

Advirtió que el año pasado en la cuenta especial para subsidiar a las bibliotecas populares, «se habría realizado un depósito» por la mencionada cifra que a su criterio «nunca llegó a las bibliotecas con cuyos integrantes nos reunimos» y por lo tanto «exigimos que se cumpla la ley».

En algunos de los párrafos de la nota enviada a Solorza le había anticipado que «de no hacerse efectivo el requerimiento, me veré obligado a hacer uso» de los mecanismos previstos en la carta magna rionegrina. El artículo 44 expresa que para el caso de que la Constitución, una ley, decreto, ordenanza o resolución; «imponga a un funcionario o ente público administrativo un deber concreto, toda persona cuyo derecho resultare afectado por su incumplimiento, puede demandar ante la Justicia competente la ejecución inmediata de los actos. El juez, previa comprobación sumaria de los hechos denunciados, libra un mandamiento y exige el cumplimiento inmediato del deber omitido».


Comentarios


Seguí Leyendo

Intiman a Solorza por las bibliotecas populares rionegrinas