Intiman a un barrio privado a liberar una calle

La Defensoría del Pueblo canalizó el reclamo realizado por un vecino. El municipio sancionó a El Rincón Club de Campo y lo emplazaría.



#

El country avanzó con un alambrado olímpico sobre una calle.

NEUQUEN (AN).- La denuncia de un vecino del barrio La Sirena reactivó la polémica en torno de la ocupación de una calle pública sobre la que el barrio privado El Rincón Club de Campo avanzó con un alambrado olímpico. El country no acató la intimación realizada por la municipalidad, por lo que ahora el juez de Faltas Jorge López debe definir la liberación del espacio.

Esta polémica no es nueva: comenzó a fines de 2000 con la denuncia del ex síndico Mario Tassano, aunque estas gestiones quedaron truncas por una presentación judicial realizada por los habitantes del country.

El nuevo reclamo, impulsado por el vecino Néstor Podio, fue canalizado a través de la Defensoría del Pueblo y apunta a la reapertura de la calle lindera a la intersección de América Central y Asia, un espacio que desde hace años se encuentra cerrado al paso de los habitantes de la ciudad.

El amparo presentado por el country caducó al darse por acabado el plazo previsto hace aproximadamente dos años, tiempo en el que sin embargo el municipio no actuó.

Las acciones se reactivaron en julio pasado, a partir de que la Defensoría del Pueblo instó al municipio a inspeccionar el lugar y en caso de seguir siendo ocupado, a intimar al consorcio para que libere la calle. “Este es un espacio público y por eso el municipio debe garantizar su libre uso”, señaló el Defensor del Pueblo, Juan José Dutto.

A partir de esa presentación, el abogado municipal, Daniel Quirinali, dictaminó que el ejecutivo “debe realizar una nueva inspección y en el caso de que el country se encuentre invadiendo la vía pública, se debe intimar al retiro del alambrado en un plazo perentorio. Si no lo hace debe labrarse un acta de infracción con la participación del Juzgado de Faltas.”

El Secretario de Obras Públicas, Marcelo Gamarra, explicó que “en una inspección confirmamos que el barrio tenía cercada una calle que en los planos de la ciudad figura como espacio público y por eso los intimamos para

que la liberen”. El funcionario agregó que “el consorcio no hizo caso a la intimación y por eso labramos una infracción que fue elevada al Juzgado de Faltas 2 a cargo de Jorge López”.

El juez municipal -que mantiene desde julio el expediente en su poder- debe dictaminar tanto el monto de la multa como así también definir el alcance de la intimación de desalojo, que podría incluso darse por la fuerza.

“Como todo espacio público ocupado desde la comuna insistiremos en su liberación”, señaló Gamarra, uno de los vecinos del country El Rincón Club de Campo, donde también residen jueces, funcionarios municipales y provinciales, y dirigentes políticos, entre otros. Ya en el 2000 las acciones emprendidas en pos de la liberación de la calle, que impide a los vecinos acceder a ese sector de la costa del río Neuquén, habían sumado a la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC).

El organismo adujo que desconocía la existencia del cercado y sostuvo, que en todo caso, esta situación requiere de una autorización provincial, de la que no precisó su existencia.

Además durante la gestión del ex intendente Luis Jalil se intentó reabrir la calle, pero el consorcio del country trabó las acciones con el amparo judicial.


Comentarios


Intiman a un barrio privado a liberar una calle