"Intolerancia y discriminación"

En noviembre, tres estudiantes de nivel terciario -incluida mi hija- fueron contratados por un privado para atender una hostería de montaña en el lago Paimún.

Todo marchó bien hasta el primer ataque. Les robaron durante una noche de lluvia y viento; rompieron una ventana, ingresaron y se llevaron bebidas alcohólicas y alimentos destinados al comedor de los visitantes. Tomaron intervención la policía y Gendarmería, pero todo quedó en nada. Total, el comentario es: "Sabemos quiénes son, pero no podemos hacer nada". ¿Nada? Los turistas allí alojados revivieron incrédulos una situación de la que venían huyendo: la inseguridad.

Luego vinieron los insultos y las amenazas por parte de la representante de algunos pobladores que dice ser la lonco de la comunidad -digo así porque por mi trabajo tengo la suerte de conocer a varios loncos de las comunidades cercanas a Junín y son señores, personas educadas, respetuosas y que tratan incansablemente de lograr progresos para su gente, algo totalmente distinto a lo que hace esta persona quien, con su actitud hostil, agresiva, intolerante y maleducada perjudica a todos los pobladores del lago Huechulafquen provocando divisiones y desmanejos, desconociendo las leyes y tratando de imponerse a fuerza de amenazas y situaciones desagradables-.

Esto continuó durante tres meses, a pesar de lo cual los turistas fueron atendidos con esmero y cordialidad hasta una noche, cuando algunos de ellos sufrieron en carne propia agresiones con piedras y golpes destinados a amedrentar a los chicos para que dejaran de trabajar. Consiguieron su objetivo a medias; al día siguiente retiramos el personal de la hostería por razones de seguridad, dado que no se contó con la presencia de ninguna fuerza del orden a pesar de haber sido solicitada de urgencia. Pero no lograrán que esto quede escondido e impune; la comunidad debe conocer lo que pasa en estos lugares donde la anarquía se impone y no se respetan las leyes ni a los demás.

A los pobladores del lago Huechulafquen les pregunto: ¿saben ustedes quién los está representando? Una persona hostil, maleducada, desubicada, mal informada y malintencionada que difícilmente logre progreso y bienestar para la comunidad, que desconoce lo que es el respeto y la razonabilidad y es la responsable de que estos hechos sucedan, perjudicando al resto que trabaja honradamente para mejorar su calidad de vida.

Señores turistas, infórmense antes de ingresar a campings donde otros visitantes han sido víctimas de robos y los han desvalijado, ya que la Policía y Gendarmería tienen la información y la obligación de alertarlos.

Argentinos, de un tiempo a esta parte tengo la sensación de vivir en una provincia donde algunos tienen más derechos que otros: derecho a reclamar lo que se les ocurra, total se autotitulan "originarios" -¿?- y no se les puede decir que no; derecho a no respetar leyes porque no son las suyas, derecho a amenazar y amedrentar con una total ignorancia sobre los derechos de los demás, derecho a perjudicar a tres jóvenes estudiantes que con lo que trabajan en la temporada pagan sus estudios para alivianar la carga a sus padres... y después me hablan de discriminación.

Éste es el paraíso que estamos ofreciendo a quienes nos visitan. Si no nos ocupamos, difícilmente el turismo sea el motor que impulse nuestras economías regionales. Por cada turista que se va mal, son diez que no vendrán en la próxima temporada. Muy lamentable.

 

Elda Pargade, DNI 18.009.334

(Hija y nieta de pobladores del lago Huechulafquen)

Junín de los Andes


Comentarios


«Intolerancia y discriminación»