"Invap: los olvidos de Otheguy"



En la inauguración de su nueva sede, con la presencia de la presidenta de la Nación y del gobernador rionegrino, llamó la atención la elocuencia con la que su gerente general, Héctor Otheguy, asoció el exitoso devenir de la empresa estatal exclusivamente con la gestión de las presidencias Kirchner.

Sin duda que son importantes los contratos con el Estado nacional, con Fabricaciones Militares y Arsat para los satélites de uso militar, los de comunicaciones y la plataforma de televisión digital, y con la aviación civil por la provisión de los radares. Deben ser destacados y aplaudidos.

Pero olvida Otheguy -no hay un solo párrafo al respecto en su discurso- que Invap es una empresa del Estado provincial rionegrino, que eso la mantuvo a salvo de la vorágine privatista de los 90, que eso evitó que Menem (presidente del mismo signo político que los K) desarticulara del todo el devenir de la empresa y que en Río Negro se hizo caso omiso a la orden de Menem y Cavallo (decreto 1540/94) que obligaba la transferencia al sector privado de la actividad nucleoeléctrica. Fue una decisión autónoma gubernamental rionegrina la que lo evitó.

Pero hay un olvido imperdonable de Otheguy: dijo que la visita era la primera de un presidente de la Nación a Invap. Olvida una presencia importantísima, fundamental acción de acercamiento y distensión regional para reimpulsar la actividad nuclear como política de Estado en los 80, superando el oscurantismo de la dictadura: la visita de Raúl Alfonsín junto al presidente José Sarney de Brasil a las instalaciones de Pilcaniyeu (CNEA-Invap) en julio de 1987, visita retribuida con la recorrida de Alfonsín al complejo nuclear brasileño, en la que se demostró la voluntad de continuar los desarrollos pacíficos e independientes en el campo nuclear, y recientemente recordada y valorada por el ex presidente brasileño en los funerales de Alfonsín.

Invap SE es una empresa netamente estatal y argentina; pertenece al Estado provincial de Río Negro. Lleva más de 30 años de actividad en el desarrollo y la construcción de equipamiento tecnológico de avanzada en el área nuclear y otros desarrollos y procesos de alta tecnología. Ocupa hoy -informa su página web- a más de 610 empleados, los que sumados a las empresas asociadas, contratistas y proveedores, implican más de 700 personas.

Este presente favorable de la empresa no se origina sólo en los últimos contratos suscriptos con el gobierno nacional. Se debe también a su devenir histórico, a las gestiones políticas nacionales y provinciales, las anteriores y las actuales, las que le jugaron a favor y las que pretendieron desaparecerla. La conducción de la empresa debe recordar y poner las cosas en contexto y con objetividad. Consolidará Invap como empresa exitosa el mantenimiento de políticas de Estado -nacional y provincial- permanentes por encima de las banderías partidarias. Es lo que "Cacho" Otheguy -así lo llamó la presidenta- en su intervención de representación institucional debió recordar.

Ricardo Almonacid, DNI 22.122.648

ricardobche@gmail.com - Bariloche


Comentarios


"Invap: los olvidos de Otheguy"