Investigan la presunta venta de niños en Catriel

La fiscal Berenguer llegó ayer a la ciudad petrolera en busca de datos.



CATRIEL (ACA).- La fiscal Alejandra Berenguer llegó ayer a Catriel para investigar el presunto caso de intento de venta de niños publicado por este diario. Según se supo extraoficialmente, dialogó con varias personas -entre otros el presidente de la Asociación Rincón de los Enanos- y algunos empleados de reparticiones públicas.

Según trascendidos no confirmados, existirían nuevas líneas de investigación por otros casos de abuso y maltrato de menores, algunos de ellos fueron publicados por “Río Negro” en los últimos meses.

Como ejemplo del riesgo de muchos chicos de distintas edades, cabe recordar que fuentes locales expresan que es común ver chicos en los semáforos en pleno centro pidiendo monedas o pidiendo por las casas aún a altas horas de la noche y hasta la madrugada.

Hay testimonios de adultos y docentes -que han solicitado que se preserve su identidad- que sospechan que los propios familiares prostituyen a niñas de 13 y 14 años.

 

Casos sospechosos

Una de estas fuentes contó a este diario que sabe de una niña de esta edad que tiempo atrás iba a la casa de un hombre solo supuestamente a realizar limpieza, según habría contado la menor, aunque el trabajo no era de muchas horas y la paga habría sido demasiado generosa para ese tipo de tareas, lo que generaba sospechas de abuso.

Por otra parte, el trabajo solidario de algunos vecinos choca con familias que aunque viven bajo un mismo techo, muestran claros signos de desintegración, según aseguraron los vecinos a este medio.

“Vos los ayudás y te queda una amarga sensación porque parece que la ayuda cae en saco roto. Hay familias en la que el padre es alcohólico o a veces vago. Y uno ayuda a los chicos y nota que esa persona usufructúa el beneficio. No se preocupa por mejorar e incluso a veces hasta golpea a la mujer y a los niños”, señalan.

Las calles de los barrios hablan por sí solas. Historias desgarrantes que poco tienen que ver con el ideal de quienes redactaron y creyeron necesario darle rango constitucional a los derechos del niño, afloran de los labios de los vecinos.

Chicos golpeados -en algunos casos detectados por los docentes- que en muchos casos no se denuncian. Madres que mandan a sus hijos a pedir y los esperan y controlan a cierta distancia, y hasta incluso la sospecha de que algunos padres estarían permitiendo que sus hijas de alrededor de los 14 años, ejerzan la prostitución.

Nota asociada: No hay justificaciones  

Nota asociada: No hay justificaciones  


Comentarios


Investigan la presunta venta de niños en Catriel