Ipross se quedó sin bonos para consultas médicas en Viedma

Muchos afiliados tuvieron que pagarle al médico de su bolsillo



#

En la delegación capitalina tuvieron que calmar a los afiliados, porque un cartel decía que no se pagarían los reintegros.

VIEDMA (AV).- Decenas de afiliados al Ipross se vieron en figurillas para conseguir una adecuada atención médica en Viedma, frente a la escasez de bonos de consulta.

La preocupación surgió porque se vieron obligados a pagar de sus bolsillos los requerimientos y luego quedarse a esperar en vano que se le paguen los reintegros.

En la capital provincial hay 27.013 afiliados y las oficinas de la delegación se convirtieron en un pequeño centro de quejas frente a esta necesidad de retirar las órdenes, y visitar los consultorios desembolsando dinero en forma imprevista.

Los empleados pudieron ayer vender algunas órdenes sueltas pero sin cubrir las expectativas de numerosos afiliados que no podían entender las explicaciones oficiales.

Mayor enardecimiento se genera cuando contradictoriamente, en el sector de cajas recaudadoras permanece colocado desde el año pasado un cartel en el que se niega el pago de reintegro por consultas.

Algunos empleados de mayor antigüedad y condescendencia con los pacientes trataron de calmar los ánimos anunciando que se pueden abonar reintegros en pocos días por “vía de excepción”, siempre que la Tesorería desde Casa Central envíe los fondos.

También se les pidió cierta paciencia dado que desde hace dos semanas no existe cronograma de cancelaciones.

La delegación Viedma suele tener un nivel de requerimientos de esta naturaleza, por unos 3.000 pesos diarios.

La inquietud que se les genera a los afiliados es que el desembolso del dinero por la consulta no suele igualar al monto del reintegro que suele reconocer la obra social provincial. Así como está planteado, se da a entender verbalmente que existiría en el medio un cobro encubierto de “plus médico”, pero al menos en las oficinas de Rivadavia y Guido, no se pudo constatar hasta el momento, la existencia de denuncias formales.

Por otra parte, los empleados están recibiendo quejas dado que hay atrasos para entregar envases de leche en polvo en el marco del servicio materno-infantil, conocido como Plan Somi. Se calcula que la deuda son unos 10.000 kilogramos.

En cuanto a los problemas de los bonos, voceros oficiales reconocieron las demoras atribuyendo la situación a que la empresa proveedora Patagonia Gráfica no entregaba papel troquelado. No obstante, se mencionó que desde hoy quedaría solucionado.


Comentarios


Ipross se quedó sin bonos para consultas médicas en Viedma