Irak: 35 muertos en atentado contra una mezquita

Un camión estalló cuando los fieles salían del lugar, en Habbaniyah. Además, un suicida explotó cerca de la sede de un bloque político chiíta. Por la intensa violencia, temen ahora una incontrolable guerra civil.

BAGDAD (AP).- Un camión estalló cuando los fieles salían de una mezquita sunnita en una peligrosa área al oeste de Bagdad, dejando al menos 35 muertos y 62 heridos, en indicio de crecientes choques internos sunnitas entre insurgentes y quienes se les oponen.

El imán de la mezquita de Habbaniyah, unos 80 kilómetros al oeste de Bagdad, había hablado contra milicianos que combaten al gobierno iraquí, incluyendo al grupo Al Qaeda en Irak.

Habbaniyah se encuentra entre las ciudades de Ramadi y Fallujah en el bastión insurgente de la provincia de Anbar.

Previamente, miles de chiítas salieron protestaron en la ciudad de Nayaf por la detención casi 12 horas de uno de los hijos del político chiíta más influyente en Irak. Estados Unidos tildó el incidente de «desafortunado». Amar al Hakim, de 35 años, fue detenido el viernes en un retén al sureste de Bagdad procedente de Irán, dijo Jamal al Sagheer, el secretario de su padre.

Al Hakim dijo que fue tratado groseramente por los soldados estadounidenses y que sus guardaespaldas fueron «abusados flagrantemente».

Explicó que lo sacaron del vehículo en el que viajaba y que los soldados, actuando maleducadamente y gritando, le dijeron que levantara las manos. Agregó que lo requisaron y esposaron.

El ejército ha dicho que «el señor Hakim fue tratado con dignidad y respeto durante el incidente».

Horas después, un atacante suicida explotó su vehículo cerca de la sede de un bloque político chiíta encabezado por el padre de Amar, Abdul-Aziz al Hakim.

Murieron al menos cinco personas y siete quedaron heridas. La explosión se produjo a las 5 PM en el barrio de Jadriyah, en el sureste de la capital, a unos 200 a 300 metros del Consejo Supremo para la Revolución Islámica en Irak.

Este bloque es la mayor fuerza de voto en el parlamento. La comitiva de Al Hakim viajaba por la misma ruta que, según Washington, utilizan importantes milicias chiítas para el ingreso de armas y ayuda al país.

Pese a que el embajador de Estados Unidos en Irak, Zalmay Khalilzad, se disculpó rápidamente, la detención de Al Hakim complica la situación interna iraquí, justo en un momento en el que se necesita unidad nacional para evitar el desencadenamiento de una incontrolable guerra civil.

El episodio también refleja la compleja situación entre el ejército estadounidense y los líderes iraquíes, cuyos vínculos a países vecinos Siria apoyando a sunnitas e Irán a los chiítas agregan leña a la tensión sectaria que tiene al país sumido en la violencia.

El primer ministro iraquí Nouri al Maliki, un chiíta, evadió en una rueda de prensa una pregunta sobre la detención. Señaló que las circunstancias eran imprecisas y que se estaban investigando.

En este contexto de ultraviolencia nacional, el Ejército estadounidense y sus aliados iraquíes han matado a 400 rebeldes y detenido a otros 426 en su operación en Bagdad, informó el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki.

La ofensiva de seguridad tiene como objetivo «desmantelar la infraestructura que los terroristas utilizan como plataforma para sus operaciones», añadió.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora