Irak informa sobre armas y pide perdón a Kuwait

Presentó una enorme exposición donde niega tener armas de destrucción masiva.Al mismo tiempo, Saddam admitió que fue un error invadir a su vecino en 1990.



Bagdad (Télam-AFP).- Mientras Bagdad permitía fotografiar a la prensa el informe de 11.807 páginas que poco después sería entregado a la ONU, con el detalle del arsenal que posee Irak, el ministro de relaciones exteriores iraquí transmitía un mensaje del presidente Saddam Hussein pidiendo a los kuwaitíes que se unan a su país contra cualquier fuerza de ocupación que actúe en la región.

"Pedimos disculpas ante Dios por toda acción que le disguste. Si en el pasado se produjo una acción cuya responsabilidad nos incumbe, les pedimos disculpas", declaró el jefe de Estado iraquí en el discurso leído ayer en la televisión por el ministro de la Información, Mohammad Said al Sahhaf.

Así, Saddam Hussein pidió por primera vez disculpas al pueblo kuwaití por la invasión de Irak a Kuwait en 1990. El presidente iraquí también pidió a los kuwaitíes que se unan a Irak "contra cualquier fuerza de ocupación que actúe en la región".

Minutos antes, documentación sobre es el estado general de los arsenales de Irak, contenida en 11.807 páginas y 12 discos compactos, había sido mostrada a la prensa.

El informe que será enviado a la base logística de la ONU en Larnaca (Chipre) consigna específicamente la información sobre desarrollo de armas biológicas y nucleares, exigencia contenida en la Resolución 1441 votada en la ONU.

Al mismo tiempo, el presidente de Estados Unidos George W. Bush afirmó que los norteamericanos "juzgarán la honestidad de la documentación iraquí sólo después de haberla examinado de manera profunda y esto requerirá un poco de tiempo".

"Para respetar las resoluciones de la ONU los iraquíes deberán entregar todas las informaciones y pruebas pedidas, demostrando que Irak abandonó los engaños de las últimas décadas", afirmó Bush.

El primer mandatario estadounidense dijo que "cualquier demora o gesto de desafío demostrará que Saddam Hussein no eligió el sendero de la aceptación de las obligaciones y rechazó el camino de la paz".

Bush reiteró que si Saddam Hussein no procede al desarme de las armas de destrucción masiva que le atribuye "serán los Estados Unidos y una coalición de aliados los encargados de desarmarlos" aunque la guerra "permanece como nuestra última opción".

Evaluar estos miles de páginas de información divididas en un texto principal y varios anexos (balístico, nuclear, químico o biológico) será largo también en la opinión del vocero de los inspectores de la ONU para el desarme iraquí, Hiro Ueki.

"La Comisión de control, verificación e inspección de la ONU (UNMOVIC) es la depositaria de este inventario, tendrá la tarea de estudiarlo y no sabemos cuánto tiempo le llevará", explicó.

La declaración iraquí de miles de páginas redactadas en inglés y en árabe, deberá ser traducida a las tres lenguas restantes (francés, ruso y chino) de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad.

Bagdad gana un poco de tiempo

Toda la parafernalia militar estadounidense que se pueda imaginar está preparada para atacar Irak, pero ahora el propio presidente George W. Bush reconoce que se necesitara tiempo para evaluar un mamotreto de unas 12.000 páginas, en las que Bagdad niega una vez más tener armas de destrucción masiva.

EE.UU. desconfía y sigue preparando la guerra. Para algunos analistas, citados por la BBC de Londres on line, el ataque estadounidense ocurriría en el mes de febrero, cuando las condiciones climáticas son más propicias para los aliados.

Pero se teme que los inspectores de la ONU demorarán al menos 4 meses en verificar esta información Aún si el informe iraquí es considerado "equivocado" no constituirá una "violación material" de la resolución 1441 que conduce automáticamente a la guerra, según analistas. "Si el Concejo de Seguridad no hace cumplir esta resolución lo haremos nosotros", advirtió el secretario de Defensa estadounidense, Donald Rumsfeld.

Lo que debe contestar el documento

El documento presentado por Irak debe en primer lugar responder a las cuestiones dejadas en suspenso por la precedente misión de inspectores en Irak (1991-98).

Sobre todo, los expertos buscarán datos sobre dos misiles SCUD de fabricación soviética y otros cinco de fabricación local.

También quieren saber si los iraquíes pueden probar que destruyeron 25 ojivas cargadas del bacilo del carbón, toxina botúlica y aflatoxina. Además, la suerte corrida por 6.000 bombas químicas, 550 obuses cargados de gas mostaza y más de 150 bombas con fuertes cargas químicas o bacteriológicas R-400 también preocupa mucho a los expertos, quienes también deberán investigar qué fue de los 30.000 litros de agentes bacteriológicos mortales que la ONU busca desde hace tiempo.

Bagdad anunció que su declaración tendría elementos nuevos pero autoridades de Estados Unidos ya afirmaron que el inventario de Bagdad intentará desorientar a los expertos y esconderá las informaciones esenciales del programa iraquí de desarrollo de armas de destrucción masiva.


Comentarios


Irak informa sobre armas y pide perdón a Kuwait