Irak no tiene paz: otro día de atentados y redadas

Bomba en una mezquita dejó seis muertos y heridos.

BAGDAD/EL CAIRO/WASHINGTON (DPA/AP/Télam) - Al menos seis personas murieron ayer y 37 resultaron heridas al explotar una bomba junto a una mezquita chiíta en la ciudad iraquí de Bakuba, pocas horas después de que un hotel de Bagdad, con mayoría de extranjeros occidentales, fuese atacado con lanzagranadas.

Sobre el trasfondo de la explosión en Bakuba, situada 60 kilómetros al noreste de la capital iraquí, no se sabe aún mucho.Se presume que el mecanismo del artefacto fue activado cuando los fieles salían del templo tras las plegarias del viernes.

En Bakuba, en el llamado "triángulo sunita", centro de la resistencia armada contra las fuerzas de ocupación, viven tanto sunitas como chiítas. Los ataques contra mezquitas chiítas y sunitas (rama del Islam a la que pertenecía Saddam Hussein) han aumentado en las últimas semanas.

Un teniente de la policía iraquí y el propietario de la mezquita Sadiq Mohammed coincidieron en afirmar que el estallido fue ocasionado por un cilindro de gas. Por otra parte, un investigador policial dijo que los agentes desmantelaron un automóvil dinamitado frente a una mezquita chiíta a dos kilómetros de distancia, y que este ataque parecía coordinado con el anterior.

El investigador, que declinó dar su nombre, dijo que el automóvil estaba cargado con tres proyectiles de artillería y 150 kilogramos de TNT, conectados a un detonador accionado por telecomando. Agregó que una conexión defectuosa impidió el estallido de las cargas dinamiteras.

Poco antes de la explosión de la bomba junto a la mezquita se había producido el ataque contra el hotel Burj el Hayat, en el centro de Bagdad.

Según Al Jazeera, los agentes kurdos de segurida del hotel, también utilizado para encuentros de políticos kurdos, mantuvieron un tiroteo contra varios atacantes, que finalmente huyeron en un vehículo.

En el hotel se alojan principalmente hombres de negocios y representantes del Partido Democrático del Kurdistán, con representación en el Consejo de Gobierno Provisional.

 

Redadas masivas

 

Mientras tanto, tropas estadounidenses detuvieron ayer a 30 iraquíes en la norteña Tikrit, ciudad natal de Saddam Hussein, durante una de las mayores operaciones desde la caída de Bagdad, en abril pasado, informaron fuentes militares norteamericanas.

Más de 300 soldados irrumpieron en Tikrit, 375 kilómetros al norte de Bagdad, poco después de la medianoche en busca de 18 sospechosos de ataques contra las tropas de la coalición, explicó el teniente coronel Steve Russell, comandante de la operación.

En el curso de las cuatro horas de la operación, las tropas detuvieron a 30 iraquíes, entre ellos 12 de los 18 buscados, precisó la misma fuente.

Desde abril pasado, la resistencia iraquí mató a cinco soldados e hirió a otros 52 en Tikrit, haciendo de la ciudad una de las más peligrosas para las fuerzas de ocupación norteamericanas.

Las redadas en Tikrit fueron lanzadas horas después de que nueve soldados estadounidenses murieran al caer un helicóptero en la ciudad de Fallujah y de que un avión de transporte C-5 regresara al aeropuerto de Bagdad tras ser alcanzado desde tierra.

Por otra parte, Estados Unidos comenzó una enorme operación de rotación de sus tropas en Irak, según confirmó hoy una portavoz del Ejército en Washington. Según este plan, antes de final de mayo, 130.000 soldados destacados en Irak serán reemplazados por 118.000 efectivos recién llegados. Así, se reducirá en unas 12.000 personas el contingente en el país. Los primeros sustitutos llegaron esta misma semana a Irak.

Nota asociada: Saddam ya es "prisionero de guerra" bajo la Convención de Ginebra  

Nota asociada: Saddam ya es "prisionero de guerra" bajo la Convención de Ginebra  


Comentarios


Irak no tiene paz: otro día de atentados y redadas