Irán desafió otro ultimátum de la ONU y responderá a las represalias

Tenía hasta ayer para dejar de enriquecer uranio. Ahmadinejad dijo que "defenderá su derecho" al plan.




#

Las actividades de enriquecimiento de uranio no se han detenido y podrían pasar pronto a una fase industrial, aseguraría el nuevo informe de los inspectores de la ONU.

TEHERáN .- Nuevo plazo vencido, otro desafío, más advertencias y amenazas, otra ronda de negociaciones. La crisis por los programas nucleares y bélicos de Irán, rechazados por Occidente, entró ayer en un nuevo ciclo.

El presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad, insistió ayer cuando expiró el plazo final dado por Naciones Unidas para detener su proyecto atómico, que su país continuará "con autoridad su camino hasta llegar al máximo de la tecnología nuclear".

En un discurso pronunciado en Amlesh, en la provincia de Guilán al norte del país, Ahmadinejad reiteró que su país "no renunciará ni un ápice a su derecho", y subrayó que Teherán "está decidido a defender de forma unánime su derecho a desarrollar tecnología nuclear".

El mandatario manifestó asimismo, en un discurso duro, que los pueblos de Occidente deberían elegir el camino de la "amistad y el respecto al pueblo iraní", ya que de lo contrario "la mano de Dios saldrá dentro de poco y los destruirá". "Aunque fuera necesario renunciar a cualquier otro proyecto en los próximos diez años para que el país pueda tener acceso a la tecnología nuclear, igualmente valdría la pena", continuó.

La férrea decisión de Teherán generó una notoria preocupación y lanzó una catarata de declaraciones de diversas autoridades polí

ticas. La secretaria de Estado de EE.UU., Condoleezza Rice, calificó de "lamentable" que Irán no haya cumplido con las demandas de la comunidad internacional, pues concluye el plazo del Consejo de Seguridad "sin que hayamos detectado señales positivas". No obstante, la jefa de la diplomacia estadounidense manifestó su esperanza en que "Teherán recapacitará antes de elegir finalmente la vía de la confrontación". Por su parte, el secretario general de ONU, Ban Ki Moon, instó a Irán a respetar la resolución del organismo que preside.

El primer ministro israelí, Ehud Olmert, en tanto, afirmó que "todavía hay espacio para solucionar el problema mediante presión económica y diplomática", tras manifestar que "Irán no está tan cerca de poder producir armamento nuclear como asegura que está, ni tan lejos como nos gustaría".

Anoche concluyó sin novedades un coloquio en Viena entre el jefe negociador iraní, Ali Larijani, y el director del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Mohammed El Baradei, quien el viernes deberá presentar un nuevo informe al Consejo de Seguridad de la ONU sobre las actividades iraníes. Teherán sostiene que su plan de enriquecimiento de uranio tiene fines pacíficos, vinculados a la provisión de energía, pero las principales potencias occidentales creen que la nación islámica pretende un arma atómica.


Comentarios


Irán desafió otro ultimátum de la ONU y responderá a las represalias