Iribarren renunció tras escuchar la absolución

Dijo que se dedicará al libre ejercicio de la abogacía en Roca. Pidió la palabra al término de la lectura del fallo y recibió un fuerte reproche de la tía de las hermanas González.





Juicio político por el triple crimen

Andrés Maripe

ROCA (AR).- “Dado el resultado del jury y aprovechando que está el Consejo de la Magistratura reunido, presento formalmente mi renuncia al cargo de juez de instrucción del Juzgado 12 a partir del 19 de mayo del corriente año, y agradecería al Consejo que la traten lo antes posible a fin de dar una respuesta a mi pedido”. Pablo Iribarren pidió la palabra apenas terminó la lectura del fallo que lo absolvió de los cargos por mal desempeño en la causa del primer triple crimen de Cipolletti y cumplió con lo que había anunciado: renunció al Poder Judicial rionegrino, en el que lleva cerca de 20 años en funciones.

Y cuando la sala de audiencias empezaba a despejarse, rompió el silencio Mary Mella, tía de dos de las víctimas del múltiple crimen de 1997, quien había presenciado entre lágrimas las cuatro horas y media de lectura. “Tuviste que esperar tanto tiempo, pedazo de pelotudo, para que te juzguen… Vamos, es una vergüenza”, lanzó desde el fondo del auditorio. Ante el llamado de atención del presidente del jury, Jorge Bustamante, y la reacción de los policías que hacían guardia en la sala, la mujer se encaminó hacia la salida, pero diciendo: “Hagan lo que quieran, si me quieren detener, deténganme, no me interesa… ¿Sabe qué? Son unos papeloneros, todos… Lo único que tenemos son chicas muertas y nada resuelto, nada… casos impunes todos, por toda la parte de la justicia y la manera de investigar”.

Instantes antes de que finalizara la lectura, en un elocuente gesto de desaprobación, se había retirado de la sala la legisladora del FpV Ana Piccinini, quien junto con Arabela Carreras y Bustamante había votado por la destitución del magistrado.

Finalmente, cuando todos los miembros del jury habían abandonado la sala, el hasta ayer juez de instrucción recibió el saludo de sus allegados. El primero en abrazarlo fue el locutor roquense Carlos “Tony Rey” Fernández, Luego lo hizo su abogado defensor, Oscar Pineda, y enseguida su esposa y otros familiares que lo habían acompañado durante todas las audiencias del jury.

A la agencia de noticias ADN dijo en ese momento que se va con “una sensación agridulce” y que a partir de ahora inicia “una nueva etapa de la vida, trabajando en el ejercicio libre de la profesión” de abogado, en Roca.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Iribarren renunció tras escuchar la absolución