Israel mató a otro importante líder de la 'intifada'

NAPLUSA, Cisjordania (AFP) - El ejército israelí logró matar ayer al jefe de las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa para toda Cisjordania, durante una mortífera operación militar realizada en la cashba de Naplusa.

Nayef Abu Charej, de 42 años, era buscado desde hacía varios años por las fuerzas de seguridad israelíes que lo acusaban de una serie de ataques sangrientos, entre ellos un atentado en el barrio Neve Shaanan de Tel Aviv que había dejado 23 muertos en 2002.

Charej fue abatido en un escondite junto con cinco otros activistas armados que se habían refugiado en el lugar. Los soldados israelíes lanzaron granadas al interior del escondite, situado dentro de una vivienda. Grupo armado vinculado al Fatah, el movimiento de Yasser Arafat, las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa publicaron de inmediato un comunicado anunciando represalias y su voluntad de "responder de una forma nunca vista atacando soldados, colonos y en Israel incluso".

En total, siete activistas palestinos armados murieron este sábado durante la operación israelí en Naplusa. La víspera, los soldados habían matado a otros dos palestinos, no armados. Nabil Abu Rudeina, el principal consejero del dirigente Arafat, condenó "los crímenes israelíes en Naplusa que constituyen una escalada peligrosa, destinada a sabotear los esfuerzos egipcios y norteamericanos para una retirada israelí de la franja de Gaza".

En sentido opuesto, un portavoz militar israelí se felicitó de que el ejército hubiese logrado decapitar "la dirección terrorista que se encontraba en la casa" de Naplusa. Con estas muertes son ya 4.127 los víctimas mortales desde que comenzó la segunda Intifada, a finales de septiembre 2000, entre ellos 3.134 palestinos y 920 israelíes.


Comentarios


Israel mató a otro importante líder de la 'intifada'