Israel no afloja su durísima ofensiva en Rafah: ocho muertos

El ejército israelí extendió sus operaciones, pese a la protesta mundial. Entre los muertos de ayer figura un jefe local del Hamas. Un tribunal condenó al líder pales



RAFA, Franja de Gaza (AFP) - El ejército israelí extendió ayer sus operaciones en Rafah, en el sur de la franja de Gaza, donde ocho palestinos murieron, a pesar de los llamamientos internacionales y de una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU condenando a Israel.

En Tel Aviv, un tribunal declaró que Marwan Barghouti, símbolo de la segunda Intifada y jefe del movimiento Fatah del dirigente palestino Yasser Arafat en Cisjordania, era culpable directo de cuatro atentados antiisraelíes que causaron cinco muertos. Se dictará la sentencia el 6 de junio, pero el fiscal ya recomendó cinco penas de cadena perpetua y 40 años de reclusión. Las Brigadas de los mártires de Al-Aqsa, vinculados al Fatah, amenazaron con secuestrar a soldados israelíes para canjearlos por Barghouti, devenido un símbolo de la resistencia palestina. (ver aparte)

La presión para poner fin a la operación israelí de Rafah aumentó después de que diez palestinos resultaron muertos el miércoles al ser alcanzados por tiros del ejército contra cientos de manifestantes. "Los niños palestinos tienen derecho a ser protegidos de los actos de violencia en el conflicto israelo-palestino", afirmó en un comunicado el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), en Jerusalén. Seis de los ocho palestinos muertos el jueves en Rafah fueron alcanzados por cohetes disparados desde helicópteros, y pertenecían a dos grupos armados, según e ejército.

Entre ellos figuraba Jalid Abu Anza, de 37 años, jefe local del brazo militar del Hamas.

Otros dos palestinos, entre ellos un civil, resultaron muertos. Estos decesos elevan a 42 los palestinos muertos en Rafah desde el martes. Las tropas israelíes, que han destruido más de cien casas en Rafá en ocho días, dejando sin vivienda a más de mil personas, entraron el jueves en el campo de refugiados "Brasil" y en el barrio "Salam", al este de la ciudad.

Por la noche, unos cuarenta tanques entraron en el campo de refugiados de Rafah; otros fueron vistos dirigiéndose hacia Brasil, se oyeron dos explosiones y u helicóptero lanzó un cohete hacia un lugar desconocido por el momento.

El ejército quiere encontrar y destruir túneles, que según él, son utilizados para el contrabando de armas desde Egipto.

El asesor jurídico del gobierno israelí, pidió que se estudien planes alternativos para ampliar el llamado "Corredor de Filadelfia" sin perjudicar tanto a la población palestina, informó la radio pública israelí.

Mientras tanto, Israel le aseguró ayer a Estados Unidos que pondrá fin a la demolición de casas palestinas en la Franja de Gaza, dijo un alto funcionario del Departamento de Estado en Washington. La afirmación fue hecha por el viceprimer ministro israelí, Ehud Olmert, durante un encuentro con el secretario de Estado norteamericano, Colin Powell, realizado ayer en la capital estadounidense.

Powell le manifestó gran preocupación por la actual ofensiva israelí en la ciudad de Rafah, en una crítica poco habitual de EE.UU a su principal aliado en Medio Oriente .

Palestinos ya ven a Barghouti como su "Mandela"

Para los palestinos, el líder de la Intifada Marwan Barghouti, considerado ayer culpable de asesinato en cinco casos por un tribunal israelí, es el "nuevo Nelson Mandela". Este hombre de constitución fuerte y poblada barba se ha convertido, desde que es prisionero de Israel, en el político palestino más popular después de Yasser Arafat.

De hecho, en Cisjordania, el jefe de la sección local de Al Fatah, calificado por Israel de "ultraterrorista", está considerado incluso el sucesor más "digno" de Arafat. Pese a su condena ayer por asesinato de israelíes, muchos palestinos creen que, debido al carácter político del proceso contra Barghouti éste será puesto en libertad pronto, quizás en un intercambio de prisioneros. El jefe de Al Fatah en Cisjordania, nacido el 6 de junio de 1959 en una aldea próxima a Ramallah, está considerado el mascarón de proa de la generación joven de Cisjordania, como un "hombre de la calle".

A los 18 años fue detenido por primera vez por Israel . Aprovechó los seis años que pasó en prisión para aprender a hablar fluidamente el hebreo. Tras su deportación a Líbano, siguió a Arafat al exilio en Túnez.

La firma de los acuerdos de paz con Israel le posibilitó el regreso a casa. Al principio Barghouti, que tenía muchos amigos israelíes, estaba considerado uno de los promotores de una reconciliación con el Estado judío. Pero tras 1996, cuando fue elegido diputado en el Comité Legislativo Palestino (CLP, Parlamento palestino) y conforme iba fracasando el proceso de paz, sus declaraciones se fueron radicalizando . "Continuaremos la Intifada hasta lograr la independencia y la soberanía", prometió nada más comenzar el levantamiento palestino, hace casi cuatro años. También se opuso a varios llamamientos de Arafat a una tregua, aunque a la par condenó los atentados suicidas contra civiles en israel.

Desde su celda israelí siguió teniendo las riendas en la mano. De hecho, tuvo una participación relevante en las negociaciones para alcanzar un alto el fuego con las organizaciones radicales. Tras conocer la decisión del tribunal, la esposa de Barghouti, Fadwa, que es abogado, la calificó de "sentencia política". Se trata de "criminalizar la Intifada", afirmó. El diputado árabe-israelí Mohammed Barake se mostró por el contrario optimista: "No vas a estar encerrado tanto tiempo como Mandela", dijo a Barghouti tras el anuncio de la sentencia. "Los mismos israelíes que te han condenado ahora negociarán contigo más tarde".

Sara Lemel (DPA)


Comentarios


Israel no afloja su durísima ofensiva en Rafah: ocho muertos