Italia también aprueba la clonación de embriones

Un informe elaborado por 25 expertos concluye en la necesidad de profundizar la técnica para fines terapéuticos



ROMA (EFE).- Un comité de expertos consultado por el Gobierno italiano sobre la clonación de células madre para fines terapéuticos propone profundizar en la denominada técnica de transferencia nuclear como alternativa a los problemas éticos que plantea la clonación de embriones humanos.

El estudio, elaborado por veinticinco científicos coordinados por el Premio Nobel de Medicina en 1975 Renato Dulbecco, da vía libre a la investigación sobre la clonación en Italia, que ahora debe regular el Gobierno.

En la presentación del informe, el ministro de Sanidad, el oncólogo Umberto Veronesi, subrayó que la transferencia nuclear será “la revolución italiana” en el campo de las células madre.

Esta técnica consiste en reactivar genéticamente una célula adulta transfiriendo su núcleo al interior de un óvulo no fecundado desprovisto del mismo, con lo que se evita la formación del embrión. Con esta metodología, que no es estrictamente novedosa, se abre una vía original a la clonación celular, muy a la medida de Italia, al permitir sortear el obstáculo ético y moral de los embriones humanos y el habitual enfrentamiento entre laicos y católicos.

De hecho, el Vaticano reaccionó con fuertes críticas a la decisión del Parlamento británico de aprobar el 19 de diciembre la clonación de embriones humanos menores de catorce días, siempre con fines terapéuticos.

Umberto Veronesi precisó, en la presentación del informe de la comisión de sabios, que la transferencia nuclear es, de momento, sólo una idea a desarrollar, “pero fundada en datos científicos concretos y sólidos”.

El comité científico presidido por Renatto Dulbecco avala globalmente la clonación con fines terapéuticos de células madre a partir de tejidos adultos, fetos procedentes de abortos o cordón umbilical, pero se muestra dividido sobre el uso de embriones humanos.

Los expertos se expresan con unanimidad al reconocer que las células madre han hecho posible finalmente llevar a cabo prácticas de terapia genética, capaces de hacer frente a enfermedades hoy difíciles de abordar.

En el documento se hace hincapié en el inmenso campo que la clonación abre a las expectativas clínicas con la posibilidad de reparar tejido cardiaco dañado por un infarto o afrontar la cura de patologías como el Parkinson o el Alzheimer.

El Ministro de Sanidad cuantificó en unos 500 millones de dólares la partida que el Estado deberá destinar a la investigación sobre clonación de células madre, frente a los 7,5 millones que figuran en los Presupuestos para 2001. También se mostró entusiasta el Nobel Renato Dulbecco, quien insistió, sin embargo, en que sin una dotación económica adecuada pueden arruinarse todas las expectativas puestas en este prometedor sector.

El documento es todavía provisional y se espera que próximamente se lleve a cabo una redacción más completa a la espera de su aprobación por el Gobierno o su tramitación parlamentaria.


Comentarios


Italia también aprueba la clonación de embriones