James Bond vuelve más duro que nunca

"Casino Royale" ha comenzado a crear expectativas



#

Craig no es ningún debilucho, sino que quizá es incluso más duro que todos sus antecesores.

LONDRES (DPA) – Dijeron que era un quejoso y un cobarde. Nunca antes los seguidores de 007 denostaron tanto a un intérprete del agente secreto James Bond como a Daniel Craig. Incluso hubo páginas web que llamaron a boicotear “Casino Royale”, la película número 21 de la serie.

Pero ahora se está corriendo la voz: Craig, de 38 años, no es ningún debilucho, sino que quizá es incluso más duro que todos sus antecesores.

Craig se ve tan atlético en las escenas que se difundieron hasta ahora de la película como hace tiempo no se veía a ningún intérprete del agente 007. Trepa una grúa gigante, salta hasta profundidades asombrosas, atraviesa el fuego y dispara a sus enemigos sin pestañear. A uno de ellos le rompe la cabeza con la tapa de un inodoro.

“¿No le importa matar a esta gente?”, le pregunta la chica Bond Eva Green. La respuesta, muy “cool”: “De importarme, no sería demasiado bueno en mi trabajo”.

Desde que Sony Pictures colgara en internet el trailer del nuevo filme, las críticas se fueron silenciando. Ya fue perdonado y olvidado, por ejemplo, el hecho de que el primer Bond rubio apareciera el año pasado en la presentación de la película con un chaleco salvavidas a bordo de una embarcación de la marina. O que pidiera una caja de cambios automática en su Aston Martin en vez de una manual, mucho más viril. Tampoco se acuerda nadie ya de que Craig detesta las armas en la vida real.

Todo quedó atrás. También para el mismo Craig. Al principio, se entristecía y enfurecía con todo lo que leía en Internet y en muchos periódicos sobre él, admitió a unos periodistas del “Times”.

“Me hubiera encantado responder a toda esa mierda”, dijo el actor, que creció en Liverpool, la ciudad de los Beatles, como hijo de un constructor de andamios y una profesora de arte. “Pero entonces comprendí que sería como mear contra la pared, y me decidí a trabajar el doble de duro”.En el rodaje y también en el gimnasio, como se puede apreciar en sus bíceps.

Entre los fans, hay expectativa además por lo que el productor de la película Michael G. Wilson transmitió al “Times Magazine”: Habrá sangre. “No, no es una película para niños”, dijo Wilson significativamente.

En las anteriores películas de Bond, que produjo junto con su hermanastra Barbara Broccoli, “también se veía la consecuencia de la violencia, pero no necesariamente la

sangre”, dijo Wilson. “Esta vez se la ve”. Pero eso no es todo. “Imagínese”, añadió Wilson, “que el héroe está atado a una silla completamente desnudo y que los malvados golpean sus genitales…” ¿Cómo puede el hombre con “licencia para matar” superar una situación tan difícil? “Yo mismo sentí la mayor furia posible”, dijo Craig. “Bond cree en esa escena que va a morir. Y es su último grito”.

Una de las primeras en experimentarlo será la jefa suprema de todos los agentes secretos: Su Majestad la reina Isabel II será la madrina del estreno mundial de la película en Londres el 14 de noviembre.

Los comentaristas creen que no puede ser muy terrible lo de la sangre y la violencia si el Palacio de Buckingham confirmó la participación de la reina en el estreno.

Por las dudas, una portavoz de la corte dijo: “La reina no hará comentarios. Deja las valoraciones de obras de arte a los expertos y al público”.


Comentarios


James Bond vuelve más duro que nunca