Javier Malosetti da un volantazo

El músico acaba de editar su noveno disco, "Electrohope".





El músico y compositor Javier Malosetti propone en su reciente y noveno disco «Electrohope» un poderoso cambio en su propuesta estética que fundamentó en la necesidad de «electrificar un poco la cosa». Malosetti dice que lo siente «como un pequeño volantazo más que como un gran cambio», aunque luego admite que «empezar con este grupo es un cambio radical 100%».

Más allá de los porcentajes que marquen el nivel de mutación que sufrió su sonido, el bajista y guitarrista señaló que «lo que más varía es el enfoque dado a partir de despegarme del jazz más acústico y sofisticado».

«Para lograr ese propósito -comentó- tenía que sumar otros músicos, con otro lenguaje, más jóvenes, que no vinieran del jazz y que fueran capaces de llevar mis ideas musicales a otros mundos». Y el instinto lo empujó a convocar a Hernan Segret: guitarrista, bajista, cantante, ex alumno y ex asistente suyo; al baterista Tomi Sainz, hijo de Sergio «el muerto» Sainz, histórico bajista de Juan Carlos Baglietto, y al organista de blues Nico Raffetta.

El intérprete, que es hijo de esa gloria del jazz argentino que es Walter Malosetti, relató que para conformar la banda «no hubo casting ni pruebas sino músicos que fui conociendo en distintas situaciones».

Con la misma adrenalina de esa visión sonora, confió que «me sedujo tocar con unos NN, unos pibes que se tocan todo, que tienen un gran espíritu y, en cambio, carecen de la ambición de otros músicos más formados o que ellos mismos van a tener después. Están un poquito más vírgenes y solamente tienen amor para dar». «Ellos cohesionaron muy bien, se hicieron amigos, se juntan sin mí y conspiran como lo hice yo también y no me necesitan para nada», bromeó el músico que para este proyecto estrena el M2, instrumento de doble mástil que es a la vez bajo de cinco cuerdas y guitarra.

Aunque «Electrohope» sólo entrega pistas de este encuentro (el cuarteto apenas asoma en un par de los 13 temas), los shows que ya se hicieron oír en Neuquén, San Martín de los Andes y Bariloche son una muestra cabal de esta apuesta. «Los recitales sirven para que toquemos los temas más al palo y estrenemos cosas que surgieron a partir de la banda», asegura él. (Télam)


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Javier Malosetti da un volantazo