Jinetes, trilla y chivitos en la fiesta campesina

Es un éxito el encuentro que se realiza en Chos Malal. Las actividades típicas y la gastronomía autóctona son claves para el evento que, por primera vez, se realiza en el centro de la provincia. Está abierta la casa-museo Dewey y hubo carreras de



#

El festejo reemplazó este año la tradicional celebración de los crianceros.

CHOS MALAL (ACHM).- Más de 50 jinetes, algunos a caballo y otros en carruajes participaron de la procesión a la Virgen del Agro Argentino María Auxiliadora, con lo cual se abrió el V Encuentro Campesino.

En la primera jornada el atractivo lo constituyeron los fogones con chivitos al asador y los espectáculos folclóricos en el escenario.

Mucha gente salió de sus casas para ver el paso de la cabalgata precedida precedida por un carruaje que llevaba a la Virgen del Agro Argentino.

Mostraban los atuendos típicos del hombre campesino de la zona norte de la provincia: sombreros, bombachas, alpargatas, pañuelos al cuello, chalas e incluso algunos portaban lazos.

Los caballos también habían sido preparados para la ocasión, con sus monturas y las alforjas tejidas donde habitualmente se lleva el azúcar, la yerba y el tabaco y los pellones de oveja que forman parte del recado de montar.

La fiesta comenzó esta semana con la apertura de la casa Dewey, el que fue el primer almacén de Ramos Generales del pueblo y la primera construcción de ladrillos y cemento que se levantó en la zona. La construcción, adquirida por la provincia y la municipalidad, conserva el mobiliario y los productos de hace 70 años y será un punto de referencia para todos los turistas que lleguen a la zona. Por primera vez fue habilitada este fin de semana en el festejo campesino que compensa la suspensión de la fiesta provincial del Chivito.

En la primera noche de la fiesta la gente disfrutó de la música de “El Negrito” Riquelme y de las cantoras populares, mientras alrededor de los fogones esperaban ansiosos poder disfrutar de los exquisitos chivitos al asador.

Ayer, las familias buscaban lugares en los distintos stand para poder saborear las empanadas criollas, mientras otros se volcaban al sector donde se realizaron las carreras de galgos y las carreras cuadreras para poder apreciar estos espectáculos.

Durante la tarde todas las actividades estuvieron relacionadas al quehacer del hombre de campo, entre ellas concurso de repiques, demostración de acarreo de rollizos con bueyes, juegos tales como el chancho enjabonado dedicado a los más pequeños, bailes criollos y juegos campesinos.También había stand de artesanías y de otras comidas típicas como pan casero, mote, ñaco y ponche.

 

La trilla campesina

 

Al cierre de esta edición se preparaban para la tradicional trilla campesina, que se realiza aún en muchos lugares de la zona norte, como así también para la presentación de las cantoras y bailarines que actuarían en el escenario, para cerrar la segunda jornada con un pesebre campesino. El mismo estaba previsto para la medianoche, contando con la particularidad de estar acompañado por décimas y tonadas y un brindis con vino casero del que también se elabora en esta región de la provincia.

Para hoy las actividades estarán centradas en el campo de jineteadas con diversas juegos, montas y jineteadas.


Comentarios


Jinetes, trilla y chivitos en la fiesta campesina