Joven demorado se ahorcó en calabozo de El Bolsón

No le quitaron el cinto. Estaba en la Comisaría 12 por un accidente de tránsito.



#

La policía indicó que el muchacho habría estado alcoholizado pero que “su conducta era normal y nada hacía presumir ese desenlace”.

Eugenia Gartner

EL BOLSÓN (AEB).- Como Guillermo Garrido, de 24 años, fue identificado el joven que se habría ahorcado con su propio cinto en la reja de un calabozo en la Comisaría 12 de El Bolsón, poco después de ser demorado por protagonizar un accidente. Según se informó desde la jefatura de la unidad, todo comenzó pasadas las 20 del jueves, cuando Garrido llegó a El Bolsón procedente de Epuyén, manejando un Renault 12, e ingresó al casco céntrico a considerable velocidad, tratando de alcanzar un micro de la empresa Vía Bariloche para viajar a Bariloche y llegar a tiempo a su empleo, en el supermercado La Anónima. Se informó que al parecer conducía en estado de ebriedad, acompañado por otros miembros de su familia, y chocó contra una VW Suran en la esquina de San Martín y Belgrano. Eso motivó la presencia de uniformados, que lo demoraron por la contravención y secuestraron el rodado. Primero fue llevado al hospital, donde se certificó su estado general, y enseguida fue alojado solo en el calabozo principal de la comisaría, a las 22. En la requisa de rigor los encargados de la guardia le habrían quitado los cordones de las zapatillas y otros elementos, pero obviaron el cinto, aparentemente tapado por una remera larga. A las 22:05 Garrido pidió ir al baño. Un custodio lo llevó hasta los sanitarios que usa habitualmente el personal policial. Según dijo el subcomisario Carlos Cabrera, ayer a cargo, “su conducta era normal y nada hacía presumir el desenlace fatal”. A las 22:50 llegó una hermana del detenido, quien pidió verlo. El encargado le respondió que estaba aún incomunicado, aunque se ofreció para consultarle qué quería para cenar. Cuando se asomó, encontró al joven colgando de la reja con el cinto. Como la Comisaría 12 todavía no reemplazó a su médico forense (era Guillermo Neumann, asesinado el año pasado), fue convocada la doctora Laura Pavese, del nosocomio local, quien certificó el deceso por asfixia. A primera hora de ayer el cuerpo fue trasladado a la morgue de Bariloche, donde se le practicó la autopsia por orden judicial. Cerca del mediodía fue llevado hasta la villa Lago Epuyén, donde viven sus padres, para ser velado. Familiares de Garrido manifestaron sus dudas sobre las causas del deceso. “Si lo llevaron preso, lo mínimo que tendrían que haber hecho era sacarle el cinto y los cordones”, dijo uno de ellos a “Río Negro”, y adelantó que pedirán una investigación sobre lo acontecido. Por otro lado, se confirmó el inicio de un sumario interno contra los efectivos policiales que estuvieron en el procedimiento, ya que podrían caberle responsabilidades administrativas y judiciales, tanto civiles como penales.


Comentarios


Joven demorado se ahorcó en calabozo de El Bolsón