Joven grave tras un disparo policial en el rostro

Un joven fue denunciado por ruidos molestos. Fue la policía y atacó a tres uniformados. Recibió varios balazos.



NEUQUEN (AN).- Un joven de 18 años quedó gravemente herido luego de recibir un disparo de bala goma en la cara que efectuó un policía durante un confuso enfrentamiento ocurrido en la madrugada de ayer en esta capital.

El hecho sucedió alrededor de las 2 en una vivienda ubicada en El Jarillal al 950, en el barrio Unión de Mayo del sector oeste. Seis policías que participaron del operativo montado luego de una denuncia hecha por vecinos, no lograron reducir al joven que los atacó con un cuchillo cuando llegaron y que habría estado alcoholizado, según informó la Policía. Uno de los tres disparos que hicieron, impactó en su pómulo produciéndole graves heridas en la zona de la cara.

La forma en que recibió el disparo aún no está clara, y la justicia inició una investigación a cargo de la fiscal Sandra González Taboada para determinar si salió de la escopeta durante el forcejeó que mantuvo con el uniformado que la portaba, o si le disparó en forma directa a la cara.

“Aún no sabemos si el policía disparó contra el joven en forma directa o si el disparo se escapó durante el forcejeó”, indicó a “Río Negro” el jefe de la policía Wálter Cofré. “Eso lo tendrá que determinar la justicia y nosotro brindaremos toda nuestra colaboración”, agregó.

Según señalaron desde la fuerza, los vecinos del adolescente llamaron al Comando Radioeléctrico denunciando ruidos molestos y un enfrentamiento entre dos personas en la vivienda. Al llegar los uniformados y luego de efectuar “disparos al aire para disuadir la situación”, el joven salió y los atacó con un cuchillo Tramontina produciéndole lesiones en la manos y los brazos a tres efectivos.

En la casa estaba junto a un her

mano menor, de 17 años. La policía afirmó que minutos antes de que llegaran los efectivos ambos mantuvieron una fuerte discusión y el más grande amenazó de muerte al menor. “Tenía marcas en el cuello hechas por el cuchillo cuando amenazó con matarlo”, indicaron desde la fuerza.

El joven, identificado como Moisés Jara, permanece internado en el sector terapia intensiva del Policlínico Neuquén. Ayer fue revisado por siete especialistas.

El director de la clínica, Humberto Lorandi, afirmó a este diarios que “su estado es grave y el pronóstico reservado”. Agregó que “tiene lesiones severas en la cara y en la rodilla, producidas aparentemente por cuerpos extraños (perdigones de balas de goma)”.

El médico destacó además que aún no se pudo establecer “qué secuelas tendrá tanto en el aspecto estético como en su salud general, porque tenemos que determinar en qué medida quedó afectada su visión y su rodilla”.

En la vivienda del adolescente, que según la policía habita junto a su hermano y su padre, fue secuestrada una pistola calibre 22 cargada y con la numeración limada. Además se encontró una pipa con restos que serían de marihuana.

El padre del adolescente es gendarme, afirmaron desde la fuerza, y no se encontraba en la vivienda porque trabaja en turno de 24 horas. “Los dos jóvenes estaban solos y hoy (por ayer) cuando llegó su padre se enteró de lo que había pasado”, destacaron desde la policía. Ayer este diario intentó dialogar con familiares del joven pero no fue posible localizarlos.

Los efectivos lesionados fueron trasladados al hospital Heller donde en las primeras horas de la mañana recibieron el alta. Las lesiones que sufrieron fueron de carácter leve.


Comentarios


Joven grave tras un disparo policial en el rostro