Jóvenes neuquinos llevaron su solidaridad a Mariano Moreno



Marcelo Mercado

MARIANO MORENO (AZ).- Un grupo de jóvenes estudiantes secundarios llegó a esta localidad con el propósito de ver otras realidades y abrir otras puertas desde el corazón a partir de una serie de trabajos solidarios. Los alumnos pertenecen al quinto año del Colegio Don Bosco de Neuquén capital y son parte de una misión solidaria, la cual se realiza desde hace 30 años en forma continuada. Esta semana los chicos desarrollaron múltiples tareas: colaboraron en la construcción del salón de la Parroquia Sagrada Familia, hicieron actividades de recreación con alumnos de la escuela 135 y de reacondicionamiento de viviendas de familias necesitadas de la localidad. “El trabajo de la misión primero es relacionarnos con la comunidad, tratando de compartir experiencias y de realizar trabajos sociales de manera conjunta en el término de una semana”, dijo Gustavo Edelman, profesor de Medios de Comunicación del colegio. El responsable del grupo contó también que la experiencia solidaria además de Mariano Moreno se está replicando de la misma manera en Huarenchenque, Bajada del Agrio y Quili Malal. Paloma Sánchez, una de las alumnas, dijo que “esto lo vengo esperando desde muy chica. Siempre nos están enseñando esto de los valores de ayudar al prójimo y hoy estamos ayudando a la gente que lo necesita, estamos arreglando parte de la iglesia y estamos pintando la casa de un vecino”, contó entusiasmada la joven. Su compañera Sol Garrido dijo que “el ver otras realidades te hace crecer como persona, el compartir valores que otras personas tienen, saber que convivir con lo que uno piensa es esencial y otra gente que no lo tiene y te enseña a vivir sin esas cosas como que te marca muchísimo”. Por su parte Camila Gutiérrez dijo que “la mejor marca que podemos dejar hoy acá es nuestro trabajo y además hacer saber que no todo es material porque estamos dejando un montón de valores que nosotros tenemos”. Todos coincidieron en recordar a una joven emblemática de la misión, Fedra Yáñez, quien perdiera la vida en el accidente de la Cooperativa Obrera de Neuquén. Hoy la misión prácticamente se hace en su memoria y todos dicen que ella “es un ángel que los cuida y los guía desde el cielo”. En su honor todas las jóvenes imitaron el peinado con trencitas que ella lucía habitualmente.


Comentarios


Jóvenes neuquinos llevaron su solidaridad a Mariano Moreno