Jóvenes predominan en Nahuel Hue y Malvinas

El informe lo elaboró la Mesa Interinstitucional.

#

Alfredo Leiva

El Nahuel Hue y el Malvinas son los asentamientos irregulares más grandes de Bariloche. Un relevamiento desnudó muchas falencias.

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- Malvinas y Nahuel Hue, los dos barrios que integra el asentamiento irregular más grande, tienen una población de 2512 habitantes de los cuales el 48% son menores de 18 años y el 67% está desocupado. Las singulares características de esta población, atravesada por carencias de todo tipo, quedaron plasmadas en el análisis cualitativo del relevamiento realizado en marzo por la Mesa Interinstitucional que hoy entregará ese diagnóstico a las carteras sociales del municipio y la provincia para solicitar políticas de promoción. El fraccionamiento ubicado en la periferia sur del ejido, que hasta el 2005 permaneció subocupado, en la actualidad está poblado de casillas precarias con limitado acceso a los servicios y un alto nivel de hacinamiento. El 48% de la población es menor de 18 años, el 38% se ubica en la franja de 18 a 40 años y solo un 5% supera los 56 años. El referente del Centro de Articulación Territorial, Gastón Vera, explicó a “Río Negro” que “la mayoría de estos menores de 18 son ya familias constituidas, es una población muy joven, muy vulnerable y no hay instituciones que les brinden contención suficiente lo que produce un abismo (social) muy grande”. Las principales necesidades de esta población pasan por el hábitat, la salud, educación, trabajo y recreación. El 67% de los encuestados no posee un trabajo formal, el 77% recurre a las instituciones públicas para atender su salud. El informe advierte que “la mayoría se atiende en el Hospital Zonal ya que no tiene un centro de Salud en el barrio” y los centros de los barrios vecinos “están desbordados con su área de influencia”. Esta situación complica el seguimiento de niños y jóvenes, entre ellos madres adolescentes, que enfrentan mayores riesgos y requieren mayor prevención por la precariedad habitacional y las deficiencias de nutrición con que viven. Solo el 30% cuenta con cobertura de obras sociales -producto de empleos formales, jubilaciones y pensiones- y tiene acceso a los centros privados de la ciudad. En materia de hábitat el 42 % de casas cuenta con un solo ambiente y otro 33% cuenta con dos ambientes para albergar a hogares promedio de 4 personas, lo que determina la existencia de “un alto grado de hacinamiento” en la mayoría de los casos. “Esto apareja muchas consecuencias en las relaciones y vínculos intrafamiliares” destaca el informe. El 40% de los hogares encuestados no tiene baño, los sanitarios existentes tienen un importante grado de precariedad y en muchos sectores del asentamiento no hay red de agua potable, con alto riego de focos infecciosos. El 56 por ciento de las construcciones fueron realizadas con materiales altamente inflamables, lo que aumenta el riesgo de incendio ya que un 57% de los hogares se calefacciona a leña. Sobre este aspecto el informe destacó que “este tipo de construcción, no se corresponde con la infraestructura necesaria para una calidad de vida saludable”. Otro dato importante es la falta de pilares de luz que dificulta el acceso al servicio eléctrico e incrementa los riesgos en un 34% de los casos relevados. Entre las acciones a corto plazo que requiere la Mesa se destaca la construcción del centro de Salud, con un salón de usos múltiples, en el emplazamiento previsto originalmente junto a las Escuela 315 y el CAAT 8. Esa opción fue defendida ante el ministerio de Salud que pretende ubicar las nuevas dependencia en cercanías del barrio Omega II, muy lejos de las necesidades reales del asentamiento.


Comentarios


Jóvenes predominan en Nahuel Hue y Malvinas