Juan Pablo Cafiero asume en Desarrollo Social

El Frepaso volvió a ingresar al gabinete de la mano de Juan Pablo Cafiero, quien ayer aceptó convertirse en el sucesor de Fernández Meijide y comandar el Ministerio de Desarrollo Social.





El diputado nacional Juan Pablo Cafiero aceptó convertirse en nuevo ministro de Desarrollo Social del gobierno de Fernando de la Rúa, según confirmaron ayer fuentes del Frente País Solidario (Frepaso).

Cafiero deberá abandonar la vicepresidencia primera de la cámara de Diputados, que será cubierta por alguno de sus compañeros frepasistas, posiblemente el bonaerense Rodolfo Rodil o el tucumano José Vitar.

Las fuentes frepasistas que no dejaron lugar a dudas acerca de la aceptación de «Juampi» Cafiero, estimaron que la toma de posesión del cargo se producirá en los próximos días.

El futuro ocupante del despacho que durante más de un año albergó a Graciela Fernández Meijide, llegará a la titularidad de la cartera social luego de un complicado proceso en el que se mezclaron las dudas de Carlos «Chacho» Alvarez y las aspiraciones de algunos de sus colaboradores.

El primer postulante frepasista para un cargo ministerial luego de la reestructuración del gabinete nacional fue Darío Alessandro, quién estuvo a punto de convertirse en ministro del Interior o jefe de Gabinete, luego de que el gobierno vetara el reingreso del propio Alvarez.

Sin embargo, por distintos motivos, ni Alessandro ni Alvarez estaban demasiado convencidos en ese momento de que el titular del bloque de la Alianza abandonara ese cargo clave, para sumarse a un gabinete que no les ofrece demasiadas seguridades.

Cafiero acompañó al presidente Fernando de la Rúa en su reciente visita a Roma y durante el viaje maduró la posibilidad de que fuera él y no Alessandro -siempre candidato a saltar del Congreso al Ejecutivo- quién ocupara el Ministerio de Desarrollo Social.

A diferencia de Alessandro, que desarrolla una tarea clave en la cámara baja, Cafiero cree que su ciclo en el Congreso está cumplido por el momento y deseaba desde hace tiempo ocupar un cargo ministerial.

La cartera de Desarrollo Social le permitiría adicionalmente consolidar su posicionamiento territorial en la Provincia de Buenos Aires, donde nació y desarrolló su acción política desde el justicialismo al Grupo de los Ocho, y de allí al Frente Grande.

Juampi Cafiero no tenía un diálogo demasiado fluido con la titular del Frepaso en la Provincia, Fernández Meijide, ni con su principal operador político, Rodolfo Rodil, quién también tiene sus raíces políticas en el conurbano bonaerense.

Los conocedores de la interna frepasista consideran que el salto de Cafiero al gobierno es un salto cualitativo que le podría permitir consolidar su situación interna en el Frepaso. En cambio, Alessandro observó la posibilidad de convertirse en ministro del gobierno de la Alianza como un riesgo para su futuro político personal, ante la inestabilidad que exhiben los cargos en el gabinete nacional.

Cafiero, uno de los fundadores del grupo de los ocho que encabezó Carlos Alvarez se caracterizó en su gestión por impulsar proyectos vinculados con la acción social y la salud pública, integrando las comisiones parlamentarias de acción social y salud pública, legislación general, drogadicción, juicio político y seguridad interior.

Presentan el proyecto de ley de radiodifusión

El gobierno presentó ayer el proyecto oficial de la ley de radiodifusión, que sería enviado esta semana al Congreso de la Nación.

El proyecto incluye artículos que restringen la multiplicidad de licencias en radio y televisión, establecen un nuevo esquema para el horario de protección al menor, marcan fuertes sanciones para la actividad ilegal y a interferencia de señales, y fijan la conformación de la Comisión Nacional de Radio y Televisión (Conarte) y el Sistema Nacional de Medios Públicos (SNMP).

La presentación fue efectuada por el interventor del COMFER, Gustavo López, quien explicó que la iniciativa «tiende a la producción del empleo» al modernizar aspectos establecidos en la ley sancionada por el último gobierno de facto, y regular otros que no habían sido reglamentados.

En sus disposiciones generales, se considera a la comunicación «como un bien social necesario para el desarrollo cultural, educativo y económico de la población, y esencial para el adecuado funcionamiento del sistema republicano, representativo, federal y democrático de gobierno».

«Compete al Estado la administración del espacio radioeléctrico y de los servicios de radio y televisión realizados por cualquier medio técnico para su difusión en el territorio nacional», se explica.

La nueva ley entiende a la televisión abierta y las estaciones de radio AM y FM como servicio básico y de difusión gratuita, y al cable y la televisión satelital como servicios complementarios de radiodifusión, cuya recepción puede ser onerosa.

A partir de la sanción de la iniciativa, la adjudicación de licencias para radios AM y canales de televisión estará a cargo del Poder Ejecutivo nacional, a través de un concurso público, abierto y permanente, y se otorgarán por 15 años con una única renovación por otros diez.

La autoridad de aplicación de la Ley será la Conarte, organismo autárquico que dependerá del Poder Ejecutivo.

(DyN)


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Juan Pablo Cafiero asume en Desarrollo Social