Juana Chang, la niña terrible de la canción

NEUQUÉN (AN).- La multifacética música porteña Juana Chang regresa a Neuquén para mostrar su faceta como solista. La ex integrante de Kumbia Queers, recorrerá varios géneros, desde la música andina hasta las canciones tropicales. Chang se presentará el próximo viernes a las 22 en Teatro del Viento - Variedades escénicas, ubicado en Juan B. Justo 648 y el sábado a las 23:30 en Arpillera Cultural, en Alderete y Tucumán. En su autobiografía, Chang confiesa haber sido una “pésima alumna durante el primario y el secundario”. Lejos de todo academicismo, cuando piso una escuela o conservatorio de música fue sólo por un tiempo no muy prolongado. En sus fugaces pasos por las aulas estudió guitarra, “un poco de bajo, un poco de piano”, charango, canto andino. Y luego se dedicó a tocar, probar todo tipo de agrupaciones musicales y grabar temas propios. Así su curriculum profesional se fue forjando de manera autodidacta. Integró el dúo Umanitaria con el bajista Martín Vitton; tocaron juntos un año y luego se separaron. Paralelamente, ambos músicos formaron Universo Paralelo, una banda de covers con charango y guitarra. Más tarde vendría La Cantora Grito, un grupo de canto con caja, el trío Cero Tacto, y la banda “solo chicas” Las Vegas. Luego de un viaje por España, en el que Juana tocó en el tren, fue cocinera y “pinche” de producción de la película El perfume, formó en Buenos Aires Juana Chang & los wookies. Cuando parecía que todo estaba probado, a Chang le saltaron las ganas de tocar cumbia y dio a luz a Kumbia Queers, grupo con el que grabó un disco que se llamó “Kumbia nena”. Su crecimiento como artista también estuvo signado por sus viajes. Comenzó el derrotero por España, luego cruzó hacia Perú y México, para regresar más tarde a España con una gira por las principales ciudades. Más tarde el destino fue Estados Unidos, Canadá y Chile. Esta “niña terrible de la canción independiente”, como la llaman sus pares, también quiso explotar su costado literario. Publicó dos libros, “Mis secretos de cocina” y “Manual de truco para extranjeros y ya sabrán”.


Comentarios


Juana Chang, la niña terrible de la canción