Jubilaciones: sería obligatorio aportar al Estado y a las AFJP

El Ministerio de Trabajo presentó ayer un borrador de reforma previsional

A ocho días del cambio de autoridades, el Ministerio de Trabajo presentó ayer un borrador de reforma previsional por el cual se busca obligar a los trabajadores a aportar parte de sus haberes al Estado y parte a una capitalización privada. "El objetivo es un sistema solidario que extienda la cobertura aún a aquellos trabajadores que nunca pudieron realizar aportes", precisó la ministra Graciela Camaño, quien remarcó que este borrador "cuenta con el aval del equipo económico".

Camaño indicó que "la idea es que nadie haga un negoción", y añadió que "hoy las AFJP se llevan la frutilla del negocio y el Estado se queda con las manos vacías". Esta "primera etapa" elaborada por la cartera laboral no contempla la situación de los trabajadores autónomos, que quedará pendiente para cuando se elabore el anteproyecto de ley. El sistema se dividirá en uno asistencial público, otro contributivo obligatorio mixto, y un tercero voluntario privado. El sistema asistencial, con financiación solo fiscal, será para trabajadores que nunca realizaron aportes o que no superan los cinco años de haberlos hecho, quienes deberán esperar hasta los 70 años para jubilarse y percibirán una prestación equivalente al 70 por ciento del haber de la jubilación mínima del régimen contributivo En el contributivo mixto, para quienes hayan aportado durante más de 5 años, habrá un componente estatal y otro privado que sumados darán el haber que cobrará el jubilado. En el caso del Estado, cada aporte dará derecho a una cuota parte de una renta vitalicia mensual expresada en pesos actualizados, y la suma de todas las cuotas será el Haber Técnico de la prestación que servirá de referencia para determinar el Haber Definitivo.

Por el lado privado, los haberes dependerán del rendimiento de las inversiones que con los aportes se logran, la comisión se cobrará sobre el stock a invertir y el rendimiento de las inversiones.

En ambos sistemas, la edad mínima de retiro será de 60 años, aunque el retiro a una edad mayor de la permitida generará un haber mayor.

El segmento voluntario funcionará como el actual mercado de seguros de retiro. Los aportes realizados por los trabajadores no tendrán tope, pero los haberes sí tendrán un máximo, pero también un mínimo fijado por el Estado y una cobertura garantizada que equivaldrá al 50 por ciento del promedio de las remuneraciones de toda la vida laboral.

En cuanto a los aportes, las contribuciones patronales serán del 16 por ciento, que por partes iguales financiarán a uno y otro sistema.

Los aportes de los trabajadores serán del 11 por ciento y se destinarán en un 3 por ciento a cubrir las prestaciones por invalidez y muerte, que serán administradas por el Estado; y el 8 restante al sistema privado. (DyN)


Comentarios


Jubilaciones: sería obligatorio aportar al Estado y a las AFJP