Se descomprimió el conflicto en Centenario

Los trabajadores y la empresa Aqualic llegaron a un acuerdo, gracias a la mediación de la secretaría de Trabajo de Neuquén. Habrá retiros voluntarios y la posibilidad de ser contratistas.



#

Los operarios aprobaron el acta en una asamblea realizada en el portón de la compañía de agua.

Oscar Livera

CENTENARIO (ACE).- Con la suspensión de los 20 despidos producidos el 6 de febrero, se descomprimió ayer el conflicto en la empresa Aqualic. La mediación se llevó a cabo en la secretaría de Trabajo de Neuquén al mediodía, mientras que alrededor de las 14, el abogado Mariano Pedrero dio lectura al acta en medio del nerviosismo de algunos operarios, la ansiedad de quienes no aguardaban a que finalizaran todo el escrito y las lágrimas incontenidas de las mujeres cuando escuchaban que el reingreso al trabajo comenzaría hoy. “La fábrica ofrece abrir un listado de retiros voluntarios y de tercerización para aquellos contratados que quieran hacer el servicio de repartidores como terceros; y los que quieran continuar con la empresa pueden hacerlo y todos los puntos que originaron el conflicto como las diferencias salariales, serán debatidos en la subsecretaría de Trabajo”, sintetizó Pedrero, en diálogo con “Río Negro”. Hoy a las 8 se reanudará el envasado de agua en la firma. Finalizadas las primeras lecturas de los alcances del acuerdo en la asamblea frente a los portones y a sabiendas del cese del conflicto, la policía que hace más de una semana está apostada en la zona céntrica, ya mantenía los portones de la empresa a medio abrir. A viva voz y mano alzada, los operarios aprobaron el acta firmada por la delegación que acudió la empresa; luego hubo un acto con discursos de hombres con voces temblorosas por el cansancio y el alivio, lágrimas, abrazos con los que se sumaron el acampe -como los obreros de Zanon, los municipales y organizaciones de mujeres- y una fuerte sensación de ansiedad por la vuelta al trabajo. “Esta es una victoria los trabajadores, lo que quisimos siempre desde el primer momento fue volver a trabajar, vivimos tiempos difíciles y no hay trabajo como para que el patrón te deje sin trabajo y te quedes con los brazos cruzados, acá se logró una unidad, que compañeros de otras organizaciones nos vengan a dar una mano y logramos volver a trabajar”, dijo Luis, un operario de 18 años de antigüedad en la envasadora. “cada uno decide, ahora está abierto el diálogo; el que lo hubiera superado esta situación tiene la posibilidad de irse si se quiere ir; nosotros vamos a entrar con la mejor predisposición, somos todos compañeros de trabajo”, finalizó.


Comentarios


Se descomprimió el conflicto en Centenario