Jubilados, los que más reclamaron en la Defensoría

Llevaron el 30% de las demandas ante el organismo municipal neuquino.



NEUQUEN (AN).- Los jubilados de esta capital constituyeron el grupo social que más reclamos planteó en la Defensoría del Pueblo durante el trascurso del 2003. Las demoras en el pago de haberes y las falencias en las prestaciones de salud, fueron los principales motivos que impulsa-ron a los abuelos a plantear sus quejas.

Según las estadísticas reflejadas en el cuarto informe anual preparado por el organismo, el área social encabezó la lista con un 30% de las demandas recibidas, en el período setiembre de 2002 a agosto de 2003. Y los abuelos fueron los que más concurrieron al organismo para plantear sus reclamos.

En este grupo se destacaron las quejas por las demoras e irregularidades en la liquidación de los haberes jubilatorios, además de las dificultades para acceder a medicamentos.

En diálogo con "Río Negro", la defensora del Pueblo adjunta, Graciela Bourdieu, explicó que "en el terreno de lo social se produjeron muchas demandas con respecto a las prestaciones de salud y la crítica situación de las obras sociales, en especial el PAMI".

En este contexto, se detectó que muchas personas mayores son sostén de familia. Y la demora en el pago de sus haberes, junto con los contratiempos para conseguir medicamentos, repercutieron sobre el grupo familiar que mantienen.

El otro gran lote de demandas estuvo relacionado con los conflictos entre vecinos, que representaron el 16% del total y que fueron contenidos a través del Centro de Mediación Comunitaria. Aquí también se hicieron notar las quejas de los abuelos, esta vez por ruidos molestos.

El grupo conformado por el Centro de Mediación recibió derivaciones de las áreas municipales, las comisarías barriales, el Centro de Atención a la Víctima y la Defensoría del Niño y el Adolescente. Este bloque fue creado en febrero de 2001 "como una forma alternativa de resolver conflictos entre los vecinos por medio del diálogo", señaló Bourdieu.

Según explicó, las personas que trabajan actualmente fueron capacitadas por la Defensoría y forman un equipo de entre 30 y 40 mediadores. "La mayoría son trabajadores sociales, del área de salud y educación, y realizan un trabajo voluntario porque se interesan por este tipo de problemáticas", sostuvo. Además dijo que el centro creció debido a que "los distintos sectores del Estado municipal tomaron conocimiento de su existencia".

Las cuestiones ambientales, en tanto, comprendieron un 10% de las quejas. Este sector reflejó los desequilibrios y problemas referidos al medio ambiente en distintos puntos de la ciudad.

Según explicó Bourdieu, la polémica que generó la antena de telefonía celular, ubicada en el barrio Provincia Unidas, generó un efecto dominó de reclamos sobre las demás antenas ubicadas en diferentes puntos de la ciudad.

El organismo, que encabeza Blanca Tirachini, fue creado por Carta Orgánica y este es su quin-to año de labor.

La Defensoría no tiene facultades para resolver problemas, pero es un órgano de asesoramiento, de derivación y su opinión suele tener peso al momento de tomar decisiones.

Los últimos datos reflejaron un aumento en el número de actuaciones que realizó. En el último período se hicieron1.500 intervenciones contra 1.481 del anterior.

Por otra parte, el organismo cuenta con otro servicio a la comunidad: el de Orientación Ciudadana. Este grupo se creó para dar apoyo a los numerosos casos que se registraron luego de la crisis institucional, financiera y social desatada en 2001.

"Este es un servicio pensado para prestar asesoramiento e información ante las consultas de los vecinos, que generalmente son de índole jurídica", indicó Bourdieu, y agregó: "se los deriva y acompaña a las instituciones que corresponde".

En el transcurso del año pasado la Defensoría inició numerosas campañas de promoción y reflexión sobre los derechos de las mujeres y de los niños. "Creemos que es importante difundir los derechos de las personas, para que puedan hacer sus reclamos", dijo Bourdieu.


Comentarios


Jubilados, los que más reclamaron en la Defensoría