Jubilados reclaman una oficina de Anses

Quieren reabrir una delegación para no tener que viajar a Cipolletti o Roca. Una repartición nacional funcionó un año pero el convenio se cayó.



ALLEN (AA).- Nucleados con el objetivo de lograr la reapertura de la delegación de la Administración Nacional de Seguridad Social (Anses), un grupo de jubilados de Allen puso en marcha una intensa campaña de recolección de firmas para apoyar un petitorio que se entregará a autoridades provinciales y nacionales.

Los jubilados pretenden lograr, en el corto plazo, la puesta en marcha nuevamente de la oficina que estuvo funcionando en la sede del Centro de Jubilados y Pensionados de Allen durante un año aproximadamente, y luego cerró sus puertas, según se indicó.

El principal argumento es la difícil situación económica que jaquea a la mayor parte de la población y que afecta en gran medida al sector de la tercera edad.

Según explicó Horacio Engraf, uno de los representantes de los jubilados e impulsor de la iniciativa, "nuestros jubilados se ven imposibilitados de viajar a oficinas de Anses en otras ciudades, por eso necesitamos contar con una oficina acá".

Sólo dentro de las filas del sector pasivo, según se estimó durante el lanzamiento de la delegación, más de 4 mil jubilados y pensionados de esta localidad y zonas aledañas deben trasladarse, con los gastos y las grandes demoras que esto implica, hacia las oficinas de Cipolletti o Roca para realizar sus trámites.

Un año cerrada

"Ya hace casi un año que cerró la oficina de Anses de Allen y nadie hace nada. Por eso ahora queremos que la gente nos ayude con su firma para entregar petitorios a las autoridades provinciales y nacionales, y también locales, porque fue el municipio de esta ciudad el que dejó caer el convenio", consideró Engraf.

La iniciativa encarada por los jubilados, a raíz de las demandas y protestas escuchadas en el centro que los agrupa, apunta a que nuevamente funcione la ANSeS en Allen. "Aunque sea en un turno de tres o cuatro horas, estando conectada con Roca y Cipolletti, porque la gente no puede ya ni viajar para hacer los trámites", se apuntó finalmente desde la entidad.

El Personaje: Américo, un italiano que trabaja por la ciudad

Italiano de pura cepa, Américo Santamaría abandonó su país desde corta edad, pero igualmente no perdió sus raíces y supo cultivar y compartir sus orígenes en tierras de esta ciudad.

Como colaborador, socio activo y actual presidente de la Asociación Italiana de Allen, Américo Santamaría, logró este objetivo y aún se encuentra en la tarea de apuntalarlo cada día.

Llegó a la Argentina junto a su familia en 1938, y luego se trasladó a esta ciudad.

Todavía recuerda cuando cumplió "los 13 años arriba del barco", relató don Américo, "nos vinimos para acá porque mi padre trabajaba en la usina que distribuía la electricidad al Valle".

Carpintero y metalúrgico de profesión, Santamaría ingresó a la asociación italiana como socio y en el "91 fue elegido como su presidente, cargo que continúa ocupando con un visible orgullo.

Su labor en la institución, que desarrolla diversos servicios y actividades deportivas y culturales para la comunidad local, ha sido ardua -comentó- pero con "satisfacción". "Tengo la satisfacción de haber visto crecer todo esto, haber inaugurado las tres canchas de tenis de polvo de ladrillo que brinda recursos para mantener la institución, y todo lo que viene de ahí en adelante", concluyó.

No dejaron ni las hamacas

Los juegos de diversión gratis para los más chicos son cada vez más escasos en esta ciudad. Durante las últimas semanas, el parque de juegos al aire, ubicado en la céntrica plazoleta de la calle Irigoyen entre España y Sáenz Peña, se convirtió en objeto de vándalos que arrancaron hamacas, destrozaron un tobogán y también parte del alumbrado. Una verdadera pena que padecen los más pequeños. (AA)


Comentarios


Jubilados reclaman una oficina de Anses