“Jueces penales con muerte pronosticada”

Hegel dice en alguna parte que “todos los grandes hechos y personajes de la historia universal aparecen dos veces”. En la historia argentina esta repetición se cumple cada cuatro décadas: 1810-1853 período de anarquía institucional, 1853- 1890 período de organización nacional; 1890 primeras tentativas de golpes militares, 1930 primer golpe militar triunfante; desde 1930 a 1976 decenas de golpes militares interrumpen la vida institucional. En 1970 se crean cinco ejércitos guerrilleros: “Al fusil sobre el que se sientan los militares, oponemos el fusil de la revolución”, proclamaban. Los militares crearon (1971) tres Cámaras de tres jueces cada una, con procedimiento especial; 2.000 procesados y 280 en prisión. La respuesta de la guerrilla fue la balacera en 1972 al juez Malbran y en 1974 el asesinato del juez Quiroga; todos los jueces sobrevivientes huyeron al exterior. Hoy el fusil de las Fuerzas Armadas y los grupos armados enfrentados no están más; la violación de dos artículos de la Constitución nacional (supresión Ejecutivo y Legislativo) durante cuatro décadas terminó con condena a prisión perpetua (1985) para todos sus comandantes. Hoy preocupa la inseguridad que crece, hoy no se teme a los fusiles, se teme a las pistolas. El sentimiento de impunidad que sentían los militares para violar la Constitución nacional hoy lo tienen quienes cometen delitos y matan ciudadanos fácilmente, como medio de proveerse bienes y drogas. Hoy las víctimas de esos delitos ven la responsabilidad en la institución Justicia, no en las Fuerzas Armadas como antes. Los padres sólo admiten la muerte de sus hijos por razones religiosas o guerra, en toda otra situación van a ir a fondo buscando a los responsables. Ahora ya están en la Justicia, de repetirse la historia, los jueces ante el no cumplimiento de la Constitución por el no funcionamiento de los juicios por jurados como lo establecen los artículos 24, 76 inc. 12 y 118. Este último dice: “Todos los juicios criminales ordinarios se terminarán por jurados”. Sufrirían represalias por no cumplimiento de la Constitución, como anteriormente lo tuvieron los militares, de ahí la ley de Hegel, basada en la dialéctica a una tesis a la que se le opone una antítesis: podría repetirse la represalia contra jueces penales como hace 40 años (1972 y 1974) la tuvieron otros jueces penales, las condiciones están dadas para salir de esta crisis de inseguridad para el lado que establece la Constitución nacional, juicio por jurados, antes de lamentar víctimas. El ciudadano tiene responsabilidad de elegir a sus representantes, debe cumplir también la función de juzgar conforme a la Constitución. Los jueces violan tres artículos de la Constitución nacional desde 1853. Los países desarrollados le tienen confianza al ciudadano. América Latina es heredera en gran parte del absolutismo español y papal, no cumplimos con la Constitución, que nos impele a crecer y caminar sin tutores que se arrogan funciones que no les corresponden. José Francisco Imaz, DNI 6.563.303 Neuquén


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora