Juez mexicano aprobó la extradición de Cavallo

El ex marino argentino está acusado por los delitos de genocidio y terrorismo. Aceptaron el pedido del juez español Baltasar Garzón para investigarlo.

Un juez mexicano falló ayer a favor de la extradición a España del ex militar argentino Ricardo Miguel Cavallo, acusado de los delitos de genocidio y terrorismo cometidos durante la última dictadura militar.

El detenido, apresado en la ciudad mexicana de Cancún el 24 de agosto pasado, fue identificado por algunas de las víctimas del régimen militar argentino como el capitán de corbeta Miguel Angel Cavallo, alias “Sérpico” y “Marcelo”, uno de los torturadores en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA).

El juez español Baltasar Garzón había solicitado a la justicia mexicana hace unos meses la extradición de Cavallo, en el marco de su investigación sobre las violaciones a los derechos humanos que sufrieron ciudadanos españoles en Argentina, entre 1976 y 1983.

En un fallo que consta de 728 páginas, el magistrado mexicano Jesús Guadalupe Luna consideró probada la identidad de Cavallo y sostuvo que los tribunales españoles son competentes para juzgarlo por genocidio y terrorismo.

No obstante, Luna dejó constancia en su resolución que el delito de tortura del que se lo acusaba en España prescribió seis años después de su comisión, por lo que ya no sería posible juzgar a Cavallo por ese cargo.

En declaraciones a la agencia de noticias EFE, Luna explicó que su decisión se basó en los convenios internacionales de Nüremberg y Viena y en los tratados sobre genocidio, tortura y terrorismo suscritos por México, Argentina y España.

El juez mexicano admitió que las lagunas legales existentes en el Tratado de Extradición vigente entre México y España dificultaban considerablemente el caso.

La decisión judicial del magistrado mexicano sienta jurisprudencia y constituye un precedente histórico que abre la posibilidad de que se juzgue a presuntos genocidas en terceros países.

No obstante, la última palabra sobre la extradición del ex militar corresponderá al Ministerio de Relaciones Exteriores de México, aunque el presidente del país, Vicente Fox, anunció en diciembre pasado que no interferirá en la acción de la justicia en este caso.

A partir de hoy, el ministerio mexicano dispone de un plazo de 20 días hábiles para pronunciarse sobre la extradición, luego de lo cual, la defensa de Cavallo contará con un período de quince días para presentar un recurso de amparo.

Cavallo aparece con el nombre de Miguel Angel en varios expedientes del juez español Garzón como presunto responsable del delito de tortura contra Thelma Jara y de los asesinatos de las españolas Mónica Jaúregui y Elba Delia Aldaya.

Además, está acusado de secuestro, desaparición de personas, robo de vehículos y saqueo de viviendas durante su paso por la ESMA, uno de los principales centros de detención durante el último régimen militar.

El sumario elaborado por Garzón relaciona a Cavallo con el secuestro de más de 200 personas y la falsificación de documentos de los desaparecidos.

Cavallo se desempeñaba en territorio mexicano como director general del Registro Nacional de Vehículos de México (Renave) hasta que fue detenido en el aeropuerto de Cancún cuando trataba de viajar a Argentina, donde se beneficiaría con las leyes de Obediencia Debida y Punto Final.

Ricardo Miguel Cavallo tiene, además, asuntos pendientes con la justicia francesa por la muerte de varios ciudadanos de esa nacionalidad, entre ellos dos monjas desaparecidas tras su paso por la ESMA.

Pero el escándalo sobre su verdadera identidad estalló en México cuando apareció, en septiembre pasado, el cadáver de Raúl Ramos Tercero, subsecretario de Comercio y responsable de la adjudicación del Renave al ex militar.

Según la versión de la Fiscalía mexicana, Ramos Tercero se suicidó porque no pudo soportar la presión del caso, aunque no existía una vinculación directa entre su muerte y el pasado de Cavallo.

(EFE, DYN e Infosic)

Víctimas de la dictadura festejaron el fallo

Organizaciones de derechos humanos y víctimas de la última dictadura argentina celebraron en México y Argentina el histórico fallo judicial a favor de la extradición a España del ex represor Ricardo Miguel Cavallo, acusado de genocidio y terrorismo.

Tras lo resuelto por el juez mexicano Jesús Guadalupe Luna, la argentina Shula Eremberg, de la organización “Cavallo entre las rejas”, interpretó que “el fallo abre por primera vez la esperanza para las víctimas del genocidio tanto de la Argentina como del mundo”. A su juicio, resoluciones de este tipo son la única vía que les queda a las víctimas de la dictadura argentina (1976-1983) para llevar a juicio a los responsables de asesinatos y torturas que hasta ahora se habían beneficiado de las leyes de Punto Final y Obediencia Debida.

Eremberg subrayó la importancia histórica de la decisión del juez mexicano, en especial, tras la decepción que supuso el desenlace del caso del dictador Augusto Pinochet y la negativa de la Audiencia de España a atender la demanda de la Premio Nobel guatemalteca Rigoberta Menchú por los crímenes militares en su país.

Por su parte, la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela Carlotto, interpretó que “cortar con las leyes de impunidad es un trámite bastante duro, pero resoluciones como esta muestran que poco a poco se está logrando”. Con respecto a la posible demora que podría implicar la extradición de Cavallo, Carlotto opinó que “tiene que ser un trámite rápido porque los argumentos de los defensores se van a caer”.


Comentarios


Juez mexicano aprobó la extradición de Cavallo