Jugar por nada

Ni el incentivo de terminar primero sacó a Brasil de su apatía.



Brasil llegó a Bolivia sin nueve titulares pero con la necesidad de ganar para poder quedarse con el primer puesto de las eliminatorias del Mundial 2006. Sin embargo, terminó igualando 1-1 con Bolivia, en un partido que en realidad marcó la despedida de la selección local con veteranos astros que no tuvieron la capacidad y la suerte para quedarse con la victoria. Sin aire y más que nada con la necesidad de arrebatarle el primer lugar de las clasificaciones a la Argentina, los jugadores brasileños buscaron con poco entusiasmo cambiar en triunfo el empate que se vivía en el campo de juego. Bolivia contraatacó varias veces pero no logró inquietar al arquero rival. Es más, en los últimos diez minutos, los brasileños llegaron más al área boliviana como si fueran ellos los que más necesitaban de un triunfo que sus rivales. El primer tiempo mostró a los locales como dueños de las jugadas frente a un Brasil que se limitó a esperarlo en su área cuatro hombres y Robinho como el único responsable del contraataque. El dominio boliviano apenas duró quince minutos. Brasil fue poco a poco equilibrando las acciones. El reloj marcó 23 minutos de la primera etapa cuando los hinchas bolivianos ahogaron un grito de gol luego de una jugada por la izquierda que Gutiérrez no logró concretar. Poco después Brasil tuvo un tiro libre en el borde del área boliviana y Juninho Pernambucano envió la pelota al ángulo superior izquierdo, inalcanzable para el arquero Carlos Arias. Los locales intentaron reaccionar, pero los minutos pasaron y a pesar de generar un par de jugadas de gol, el árbitro uruguayo Jorge Larrionda los mandó al descanso abajo en el marcador. El segundo tiempo mostró a Bolivia con cambios. El técnico Ovidio Messa puso a Castillo y sacó a Gutiérrez. El cambio dio resultado porque el equipo salió a jugar con más decisión y con una buena sociedad entre el recién ingresado y Botero. Ambos armaron la jugada que a los 4 minutos les permitió conseguir el empate: Botero se la bajó en el área a Castillo y este definió fuerte y al medio cuando el fondo brasileño no había tomado bien las marcas. (Télam)


Comentarios


Jugar por nada