Julio Iglesias, el eterno romántico

El cantante se presentó anoche en el Ruca Che. Interpretó sus clásicos antes unos 3.000 fanáticos.



#

NEUQUÉN (AN).- Julio Iglesias festejó anoche sus cuarenta años de carrera en el Ruca Che. Luego de actuar en Punta del Este, Mar del Plata, Bariloche y Puerto Madryn el español dio lo mejor de sí al público femenino de Neuquén. Cantó todos sus clásicos inolvidables, dialogó con sus fanáticas, bromeó y se despidió agradeciendo la fidelidad de sus fans.

Pasadas las diez de la noche, unas 3.000 personas estallaron en un aplauso de bienvenida cuando un bronceado y muy bien vestido Julio Iglesias, apareció en escena. Al saludo le siguieron aquellas canciones que hicieron de este romántico español, el artista que mayor cantidad de discos vendió en el mundo.

Una platea, colmada en su mayoría por mujeres de cuatro y cinco décadas, coreó temas como "La carretera", "Agua viene, agua se va", "Me olvidé de vivir", y "Que no se rompa la noche", entre otras.

Con un andar pausado, Julio Iglesias se apoderó del escenario y de un público que coreó a pedido del artista, sus temas más famosos hasta agotar las gargantas.

Con "me va, me va, me va, Me va la vida, me va la gente de aquí y de allá. Me va la fiesta, la madrugada, me va el cantar", Julio Iglesias se despidió de las neuquinas, para regresar minutos más tardes para regalar los bises obligados y decir ahora sí "hasta siempre".


Comentarios


Julio Iglesias, el eterno romántico