Junín insiste: no a la megaminería

Más de 700 personas fueron al Deliberante a pedirlo. La sesión tuvo que trasladarse al gimnasio municipal.



#

La sesión del Concejo se tuvo que mudar al gimnasio de un colegio por la gran cantidad de personas que asistieron. (Fotos: José Cusit)

Ratifican el rechazo

JUNÍN DE LOS ANDES (ASM).- El Concejo Deliberante rechazó el veto del intendente peronista Juan Linares a la ordenanza que prohibe en el ejido municipal la minería a cielo abierto y la explotación hidrocarburífera por fractura hidráulica. La sesión se transformó prácticamente en una asamblea popular.

La participación ciudadana fue tal, que los concejales debieron mudarse de la sala de sesiones del Deliberante al gimnasio del colegio Ceferino Namuncurá. Se estima que participaron más de 700 personas.

De ese modo hubo un cuarto intermedio de unos 30 minutos para dar lugar a la “mudanza” y luego a la virtual asamblea, que se prolongó por casi cuatro horas para terminar al filo de las 23 del miércoles.

El veto del intendente se basó en una supuesta y nociva “sobreabundancia legislativa”, entre la ordenanza objetada y su superposición con los mandatos de la Carta Orgánica, la Constitución Nacional, la Constitución Provincial y la ley de Presupuestos Mínimos en resguardo del medio ambiente. Pero los concejales y vecinos, desecharon esos argumentos al punto que los ediles no sólo terminaron ratificando la ordenanza, sino que incluso sumaron más voluntades a la votación original, que había sido de cinco votos contra dos abstenciones. Esta vez hubo seis por la afirmativa y una abstención.

La ordenanza surgió como consecuencia de la polémica disparada en la localidad de Las Coloradas, próxima a Junín de los Andes, por la intención de la empresa minera Southern Copper de instalarse en las sierras del Chachil, donde se asientan las comunidades mapuches Felipin y Cayupan. (Ver aparte)

Sostienen las organizaciones ambientalistas que la minería a cielo abierto produce fuertes impactos sobre el entorno, devastadoras voladuras y altísimo consumo de agua, todo con riesgos de contaminación por las sustancias utilizadas en el proceso.

Las asambleas ambientales de Junín y San Martín de los Andes se declararon en alerta desde ese momento. San Martín ya tiene en estudio una ordenanza similar a las aprobadas en Junín de los Andes y Las Coloradas, que prohiben la megaminería.

Sin embargo, la de los juninenses tiene la particularidad de que incluye la prohibición de la fractura hidráulica o “fracking”, propia de la industria petrolera.

Para algunos analistas, esa sería la verdadera razón del veto del intendente de Junín de los Andes, en el marco de una provincia como Neuquén que apuesta fuerte a ese desarrollo, y a propósito de un vasto ejido de Junín de los Andes que abarca todo el departamento Huilliches.


Comentarios


Junín insiste: no a la megaminería