Juzgan a cuatro sujetos que secuestraron y humillaron a una mujer

La víctima había sido novia de uno de ellos hasta poco antes. Hoy declarará en el juicio y después serán los alegatos





NEUQUEN (AN) – Cuatro sujetos acusados de haber secuestrado a una mujer, a la que sometieron a un trato humillante, le robaron sus pertenencias y la abandonaron desnuda en cercanías del balneario de la calle Gatica, se negaron ayer a declarar, en la primera audiencia del juicio que se desarrolla en la Cámara Primera. En la etapa de instrucción habían negado las acusaciones.

El debate continuará hoy con la declaración de la víctima y los dos hombres que le prestaron ayuda el día del hecho. También se llevarán a cabo los alegatos.

Roberto Esparza (21), Ramón Rivera (26), Walter Ramírez (22) y Daniel Sáez (27) están acusados de haberle sustraído dinero, las prendas y hasta la prótesis dental a Mercedes, una joven de 30 años, a la que obligaron a subir a un auto bajo bajo amenazas, a la una de la madrugada del 16 de agosto de 2000 cuando regresaba de su trabajo.

A Sáez además se le imputa el hurto de electrodomésticos de una vivienda del barrio Cumelén, momentos antes del otro hecho. Los elementos fueron encontrados en su auto, un Fiat Palio blanco.

La víctima, que había sido novia hasta unos meses antes de Esparza, hizo ante la justicia un crudo relato de las vejaciones a las que fue sometida por sus captores, quienes tras amenazarla con un arma de fuego la levantaron en la esquina de Cháneton y Fava. De allí la trasladaron a la zona del balneario, donde la humillaron.

Después de sustraerle dinero, un celular y las ropas hasta dejarla desnuda, le sacaron también la prótesis dental y la abandonaron. Golpeada y bajo una crisis de nervios la mujer fue auxiliada por dos hombres en la esquina de Gatica y Domene.

El operativo policial dio como resultado, a los pocos minutos, la detención de los sospechosos en el barrio Confluencia. Se les secuestró un revólver, electrodomésticos y documentación de un auto. Estas dos últimas cosas habían sido hurtadas de una casa de la calle Facundo Quiroga.

Excepto Ramírez que se mantuvo en silencio a lo largo del proceso, sus cómplices negaron los hechos y sólo admitieron que habían salido a comprar cervezas. Dijeron que habían estado reunidos en la vivienda de una mujer, en el barrio San Lorenzo, y que fueron sorpresivamente detenidos por la Policía.

«Me estoy comiendo un «garrón» por culpa de Sáez, que él explique lo sucedido», dijo Rivera en indagatoria.

Una mujer que acompañaba a los acusados al ser detenidos, avaló sus coartada al declarar ayer ante el tribunal. «Todos estaban muy ebrios, principalmente Sáez, a quien tuve que reemplazar en el volante del auto», comentó.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Juzgan a cuatro sujetos que secuestraron y humillaron a una mujer