Juzgan desde hoy a Marcelo Arratia por el crimen de las chicas cipoleñas

Los dichos de una menor y de Kielmasz, y un pelo que no se pudo peritar, son las pruebas más importante en su contra.





ROCA (AR).- Marcelo Arratia comenzará a ser juzgado desde hoy a las 9 por los jueces de la Cámara Segunda, por su presunta vinculación en el crimen de las jóvenes María Emilia y Paula González y Verónica Villar.

Tras el juicio en que fueron condenados Claudio Kielmasz a perpetua y Guillermo González Pino a 18 años de cárcel, se produjo la detención de Arratia, quien ya había estado detenido junto a su hermano en diciembre de 1997, pero luego recuperaron su libertad. Arratia está acusado de coautor del delito de secuestro agravado y reagravado reiterado en dos oportunidades en concurso real.

Las pruebas en contra del imputado, son los dichos del propio Claudio Kielmasz, el de una menor de edad que dijo haber presenciado cuando las jóvenes eran atacadas, y un pelo encontrado en una zapatilla de Arratia, pero al que no se le pudo hacer la pericia de ADN para determinar si era de alguna de las víctimas.

La fiscal Laura Pérez, señaló en la acusación que "resulta morfológicamente similar al pelo secuestrado del buzo rojo perteneciente a María Emilia González y que fuera encontrado al momento del hallazgo de los cadáveres sobre el cuerpo de Verónica Villar, lo que evidencia el contacto entre víctimas y victimarios".

Claudio Kielmasz sostuvo en varias oportunidades que Marcelo Arratia había integrado el grupo que agredió a las tres jóvenes cipoleñas el 9 de noviembre de 1997.

Por su parte, una joven menor de edad mencionó que Arratia "era uno de los que estaba en el lugar, iba a bordo del vehículo bordó (se mencionó en varias oportunidades que era un Taunus aunque nunca se pudo comprobar fehacientemente) y le pegaba a las chicas". La menor para muchos resultó polémica, por sus dudas cuando declaró ante los jueces. Además, en una rueda de reconocimientos confundió a González Pino con Arratia.

A juicio de la fiscal, Arratia fue "mendaz" en su declaración indagatoria, "toda vez que en el horario fijado en el hecho, esto es a partir de las 19.30 ó 20 del domingo 9 de noviembre de 1997 hasta las 23 ó 24 de ese día, no fue visto por las personas que frecuentaba en el barrio Anai Mapu de Cipolletti".

Violeta Maidana, ex novia del procesado, dijo que por aquellos días, Marcelo Arratia "no hablaba de la desaparición de las chicas, desviaba la conversación, y cuando salió de estar detenido, nunca quiso hablar del tema".

También dijo que el 8 de noviembre del "97, vio a su pareja "afilando dos cuchillos y cargando un arma "porque el domingo tenían una movida"".


Comentarios


Juzgan desde hoy a Marcelo Arratia por el crimen de las chicas cipoleñas