Kevin y Kyra, una pareja casi como cualquier otra

Son dos sobresalientes actores del cine americano, aun así no se consideran a sí mismos como estrellas. Kevin Bacon y Kyra Sedgwick llevan una vida normal que implica criar hijos y sacar a pasear al perro como cualquier otro vecino. Entre una cosa y la otra dirigen y protagonizan filmes que la crítica alaba.



NUEVA YORK (DPA) - Kevin Bacon y Kyra Sedgwick llevan una vida bastante normal en la ciudad de Nueva York, a pesar de que ambos son reconocidos artistas de cine. Ambos prefieren el anonimato de Nueva York a las luces de Los Angeles y los viajes en metro a los paseos en limusina. Ambos han logrado mantener cierta constancia en sus carreras y, al mismo tiempo, crear una familia. Sin embargo, ninguno de los dos está interesado en convertirse en una estrella de Hollywood, al punto de que sus nombres despierten histeria en el público y fascinación en los fotógrafos. “Somos como caballos de tiro”, resumió Bacon en una entrevista reciente con el diario “The New York Times”. “Nunca esperamos que nuestras carreras ascendieran vertiginosamente”, opinó por su parte Sedgwick. Tanto Bacon, de 46 años, como su esposa poseen una larga trayectoria en la pantalla grande. Incluso su último proyecto, el filme independiente “The Woodsman”, cuenta con las actuaciones de los dos. En el filme, Bacon encarna a un ex convicto acusado de abusar sexualmente de un menor que busca reivindicarse a través del amor de una mujer noble. Su actuación ha recibido buenas críticas y ha sido considerada por la prensa como digna de una nominación a los premios Oscar. La directora debutante de “The Woddsman”, Nicole Kassell, se sintió afortunada de contar con una pareja de actores con una fuerte conexión. “Kevin quería trabajar con Kyra y yo también”, dijo la cineasta, cuya cinta fue estrenada durante el último festival de Cine de Sundance. Ambos disfrutaron tanto de esta experiencia que decidieron producir y protagonizar su siguiente proyecto, “Loverboy”, el cual será presentado durante el próximo Festival de Sundance, en enero. Basado en un libro de Victoria Redel, el filme cuenta la historia de una madre que protege a su hijo con tal obsesión que casi lo lleva a la muerte. Bacon dirigió la película y realiza una breve aparición frente a las cámaras, mientras que Kyra encarna a la madre obsesiva. Los artistas rodaron el largometraje en la ciudad de Nueva York e incluyeron a sus hijos en el elenco. Por el momento, Bacon prefiere no hacerse ilusiones sobre una posible nominación a los Oscar. El premio lo viene eludiendo hace años. Incluso el año pasado, sus dos coprotagonistas en “Mystic River”, Sean Penn y Tim Robbins, se llevaron los premios al mejor actor y mejor actor de reparto, respectivamente. “Para mí, esta es una época amarga. Durante años lo veo ir y venir y nunca puedo ser miembro del club. Sin embargo, continuo ganándome la vida como actor”, comentó Bacon. “Esta es una época difícil. Uno quiere apoyar a sus colegas actores, pero cuando otro se lleva el premio y no uno, esto duele demasiado”, explicó Sedgwick. Para un actor que comenzó su carrera personificando a adolescentes incomprendidos, como en “Footloose”, Bacon ha logrado crecer y madurar tanto personal como profesionalmente. “No estoy de acuerdo cuando dicen que Kevin no es exitoso. Es un gran logro tener su trayectoria y al mismo tiempo mantener a su familia unida”, opinó Oliver Platt, que trabajó con Bacon en 1990 en el film “Flatliners” y tiene un papel en “Loverboy”. “Ambos son actores con mayúscula”, insistió Platt, que también reside en Nueva York y considera a la pareja como amigos. En el caso de Sedgwick, a los 38 años, la actriz aún encuentra papeles interesantes en el cine. “Ella tiene una gran habilidad de interpretar roles complicados, de mucha profundidad”, afirmó Campbell Scott, que también cuenta con un papel en “Loverboy”. Entre proyecto y proyecto, Kyra se dedica a criar a sus dos hijos, Travis, de 15 años, y Sosie, de doce. “Kyra es una mujer que tomó todas las decisiones equivocadas como actriz. Se casó muy joven y tuvo dos hijos, algo nada sensual para el cine”, afirmó Bacon. “Además, hizo muchos sacrificios al decidir no vivir en Los Angeles. Esa es la ciudad del cine. Uno puede conseguir muchísimo trabajo simplemente yendo a fiestas y frecuentando restaurantes”, agregó el actor. Pero ambos coinciden en que su vida está en Nueva York. Durante las mañanas, Kevin sale a pasear a su perro Paulie, mientras Kyra prepara el desayuno para sus hijos. Nada fuera de lo normal para esta pareja de estrellas.


Comentarios


Kevin y Kyra, una pareja casi como cualquier otra