Kilian, un campeón

Jornet, el mejor del mundo, se quedó con el K42.



#

M. Fernández

Un momento de relax en el imponente paisaje de la villa neuquina. El K42, como siempre, resultó un éxito.

VILLA LA ANGOSTURA (AVLA).- Con un clima inmejorable –mucho sol, cielo despejado y buena temperatura– 2.100 corredores se dieron cita para disfrutar del K42, una de las competencias que año tras año se hace lugar en el calendario internacional. Del total, 1.100 compitieron en la maratón de 42 kilómetros y el resto en la carrera de 15 kilómetros.

Cumpliendo las expectativas, el campeón del mundo de maratón de montaña, el español Kilian Jornet, hizo honor a su fama y se quedó con el primer puesto con un tiempo de 3 horas 08 minutos. Le sacó 9 minutos al brasileño Pinherito Giliard Altair (3:17) y el tercer lugar fue para el cipoleño Gustavo Reyes (3:19), quien volvió a subir al podio.

Otro reconocido local, Hugo Quintulén (Junín de los Andes), ocupó el cuarto lugar, mientras que el mejor local de Villa La Angostura, Samuel Ayala, terminó octavo, con 3:41.

Por la dificultad del recorrido (este año la K42 sumó 1.500 metros positivos de desniveles y dos pendientes pronunciadas) se estimaba que los punteros estarían en más de 3 horas. Jornet logró completar el circuito con un minuto más de diferencia que el mejor tiempo del año pasado.

En mujeres, Andrea Doblas –la marplatense que el año pasado fue segunda– logró imponerse con un tiempo de 4:18. Fue seguida por Andrea Moneta y Virginia Gálvez. La brasileña Débora Aparecida De Simas, ganadora en 2009, fue cuarta. La roquense Marina Luz Peña salió novena, convirtiéndose en la única corredora de la zona que logró estar entre las mejores diez.

“El nivel de corredores fue superlativo. Hubo mucho nivel y se notó”, señaló Rodolfo Dómina, uno de los organizadores.

La de 15 kilómetros, que este año fue de 13, tuvo otras dificultades. Se incorporaron más senderos por el bosque, cruce de arroyos, desniveles y una larga subida de más de un kilómetro.

Los circuitos fueron más rurales que de ciudad. Muchas trepadas y senderos estrechos en medio del bosque. La de 42 pasó por senderos alrededor del arroyo Las Piedritas, Filo Belvedere y Cerro Bayo.

Desde el jueves la ciudad vive un ritmo distinto. El entusiasmo era tal que mucha gente estrenó antes la remera oficial de la prueba. Minutos antes de las 10, los 2000 corredores precalentaban en los alrededores. La adrenalina, mezclada con los nervios y la expectativa encendió a la multitud que tras el conteo a coro de los últimos 10 segundos se lanzó a la carrera.

El clima favoreció a los deportistas y hasta el cierre de esta edición no habrían registrado lesiones de gravedad.

Gentileza/Juan Cruz Rabaglia

atletismo


Comentarios


Kilian, un campeón