Kirchner abrió un nuevo frente y ahora le tocó al campo



La confirmación de la ausencia del presidente Néstor Kirchner en el acto inaugural de la Exposición Rural de Palermo del próximo sábado fue recibida con disgusto por los organizadores del encuentro y la dirigencia agropecuaria en general Kirchner ratificó en La Plata que no concurrirá a Palermo, debido a "problemas de agenda".

Pese a que aclaró que "aprecia, respeta y valora muchísimo" al campo argentino, advirtió que "hubo sectores que en su momento defendieron con fuerza" la política cambiaria de la Convertibilidad "Hay que tener buena memoria", advirtió, aunque al mismo tiempo admitió que el titular de la SRA, Luciano Miguens, "dice una verdad: la gente del campo trabaja mucho" Las críticas más duras salieron de la propia Rural, cuando Miguens dijo que la gente del campo esperaba al presidente y que le parecía "un error" su ausencia para este sábado. "No debería existir ninguna preocupación en las filas del gobierno respecto del comportamiento de la tribuna de Palermo, desde donde siempre se respetó la investidura presidencial y esta vez no sería la excepción" Miguens sostuvo que se esperaba cuanto menos "palabras de estímulo" para con el campo, que "tanto aporte genuino hizo al país en aras de la recuperación económica que necesitaba y aún necesita".

Desde las asociaciones que nuclean a los criadores de Polled Hereford y Angus, cabañeros y directivos de las entidades dijeron que "esperábamos otro gesto presidencial", en momentos que las carnes argentinas están recuperando espacio en los mercados mundiales "y por eso también estamos este año aquí, para mostrar todos los logros genéticos en ganadería, que optimizarán la colocación del producto". "Desde el gobierno olvidan que fue el campo y la agroindustria la que llevó plata fresca a las arcas del Estado y ahora, cuando tienen la oportunidad de acercarnos estímulo y alguna señal de que reconocen nuestro esfuerzo, resuelven no dar la cara", comentaron.


Comentarios


Kirchner abrió un nuevo frente y ahora le tocó al campo